Por: Rebeca Madrigal, Aarón Sequeira 13 octubre

Los diputados del PUSC Luis Vásquez y Johnny Leiva negaron haber gestionado una reunión para el importador de cemento, Juan Carlos Bolaños, en Casa Presidencial.

En su comparecencia, este viernes, ante la Comisión Investigadora de Créditos Bancarios, ambos confirmaron conocer a Bolaños, pero rechazaron haber hecho gestiones en su favor.

Luis Vásquez indicó que lo conoció hace unos cuatro años en una actividad social celebrada en la Asamblea Legislativa, donde había exdiputados y asesores.

Luego, tanto Vásquez como Leiva ratificaron su participación en una reunión que se efectuó en una sala asignada al PUSC, ubicada cerca del plenario de la Asamblea Legislativa, en la que Bolaños llegó a denunciar acciones del duopolio del cemento.

Aseguraron que, en la cita, estuvieron varios diputados, pero negaron haber organizado el encuentro. También se rehusaron a precisar quién lo concertó.

El diputado Ronny Monge, del Partido Liberación Nacional (PLN), mencionó que ese encuentro se produjo en abril del 2015 y que no hay registros del ingreso de Bolaños al Congreso, lo que consideró grave.

"A mí me invitaron a participar de esa reunión", dijo Vásquez, quien precisó que se habló de los impedimentos para embodegar cemento en Costa Rica, que existía una norma que vetaba esta posibilidad y que las personas que habían participado en la elaboración de las reglas tenían interés en el duopolio.

Al consultársele si, a raíz de los planteamientos, ambos gestionaron una cita para Bolaños en la Presidencia, los dos lo negaron, a pesar de que el diputado Víctor Morales Zapata había dicho que él tramitó la cita a solicitud de legisladores de la Unidad Social Cristiana (PUSC) y del libertario Otto Guevara.

Morales, por cierto, estuvo en la reunión en la sala que tiene a su disposición el PUSC en el Congreso.

Vásquez afirmó que, hace unos tres o cuatro meses, Bolaños lo invitó a desayunar en su casa en Escazú y que, ahí, hablaron de temas personales y luego conversaron sobre el cemento, "porque estoy a favor de la apertura de mercados".

Según informó, Bolaños le mencionó que había impedimentos en los trámites portuarios y que se hablaba de que volverían a poner obstáculos para la importación de cemento.

Johnny Leiva, por su parte, comentó que conoció al empresario en un desfile de caballos en Guanacaste y que, luego, coincidió con él en otro tope, en Tempate, Santa Cruz.

Adicionalmente, dijo que coincidió con él en algún restaurante de carretera camino a Liberia y que el importador lo visitó en el hotel de la familia de la esposa del diputado, en Guanacaste.

Leiva afirmó ante sus colegas legisladores que, entre semana, él le manifestó que estaría ahí con su familia y Bolaños llegó ahí con la suya. Fue en esa ocasión cuando el importador de cemento llevó a Leiva a hacer un recorrido en helicóptero. Dijo que fue un encuentro casual y familiar.

El socialcristiano añadió que contrató un vuelo en avión a Guanacaste a una empresa que, según Ottón Solís, es propiedad de Bolaños y de su familia.

El guanacasteco aseguró tener constancias bancarias de que él pagó por ese servicio y prometió enviarlas a la Comisión Investigadora.

Leiva alegó que la única reunión formal que tuvo con Bolaños fue la que se produjo en la Asamblea Legislativa, junto con otros congresistas.

Presidente del PUSC evita detallar vínculo profesional con cementero

Una hora antes de la cita con los congresistas socialcristianos, la Comisión Investigadora recibió en audiencia al presidente del comité ejecutivo del PUSC, el abogado Pedro Muñoz, quien ratificó que a mediados del 2015 le prestó servicios de abogacía a Bolaños, pero se negó a dar detalles de la operación.

Según Muñoz, le pidió permiso a Bolaños para que lo relevara del secreto profesional, pero el empresario solo lo hizo parcialmente.

Entonces, el presidente de la Unidad enfatizó que el trabajo para el que lo contrató Bolaños no tenía que ver con el Banco de Costa Rica (BCR), ni con el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), ni con funcionarios públicos, "ni nada relacionado con el derecho público".

Cuando se le preguntó si ese servicio tenía relación con la importación del cemento chino, Muñoz no lo negó, pero adujo que Bolaños solo lo liberó parcialmente del secreto profesional, por lo que no tenía permitido explicar si el contrato tenía relación con la importación de ese material.

Al igual que Leiva, Muñoz confirmó que tenía más que una relación profesional con el importador de cemento; dijo que tenían una "relación social" y declaró que Bolaños no es partidario de la Unidad, aunque estuvo en una cena del PUSC en el marco de la organización del Congreso Ideológico de la Unidad.

El presidente socialcristiano también ratificó que acompañó a Bolaños en un viaje a Panamá, en un vuelo pagado por el empresario, y que él se devolvió el mismo día en un vuelo comercial. La visita fue para contactarse con un agente suyo en ese país, comentó Muñoz.

Además de sus vínculos con Juan Carlos Bolaños, Ottón Solís también le preguntó a Pedro Muñoz si había relación entre dos préstamos de ¢25 millones cada uno que el jerarca le hizo al partido en enero y febrero del 2016 y el empresario cementero. Empero, el presidente del PUSC negó cualquier relación y adujo que eran recursos de su hermano.

Muñoz rechazó que la información del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) citada por Solís fuera cierta, en cuanto a que el primer préstamo se le diera al partido el 25 de enero del 2016 y que el partido se lo repagara al día siguiente.

Solís, además, comentó que hay un reporte de operación sospechosa (ROS) que hizo una entidad bancaria ante el Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD), no solo por la forma en que se prestó esa plata y se le repagó a Muñoz, sino porque el dinero, al parecer, provenía de una empresa panameña que fue creada por el bufete Mossack Fonseca.

"Niego que los préstamos se pagaran de un día para otro, se hicieron con el fin de que fueran préstamos puente", indicó Muñoz. Según él, los ¢50 millones se usaron para pagar camisetas y combustible para las elecciones municipales de febrero del 2016.

Además de esos préstamos, Muñoz tambien tuvo que explicar, ante consultas de Solís, por qué el PUSC ha recibido donaciones millonarias de varios militantes como depósitos bancarios en efectivo.

Entre los depósitos mencionados, Solís informó que han habido depósitos de ¢200.000, ¢300.000, ¢500.000, ¢1 millón, ¢3 millones y hasta ¢7 millones.

"Fueron partidarios muy cercanos, algunos incluso diputados, fueron pocas personas, habría que preguntarles a ellos por qué en efectivo", comentó Pedro Muñoz. Solís cuestionó que al presidente partidario no le preocupara que esos depósitos se hicieran de esa forma.

http://www.nacion.com/nacional/politica/Presidente-PUSC-Juan-Carlos-Bolanos_0_1658034203.html