Por: Gerardo Ruiz R. 3 septiembre, 2013

San José

El plenario de la Asamblea Legislativa votará este miércoles la moción para censurar al ministro de Ambiente y Energía (Minae), René Castro, por su presunta responsabilidad en el fracaso del proyecto para modernizar y ampliar la refinería de Moín, Limón.

La propuesta para censurar a Castro la presentó el diputado Walter Céspedes, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), el 2 de julio del año en curso.

El diputado Víctor Hugo Víquez, del PLN, dijo que no aceptará más
El diputado Víctor Hugo Víquez, del PLN, dijo que no aceptará más "dardos" de parte del ministro de Ambiente, René Castro.

Según el legislador, al ser Castro el rector del sector energético del Gobierno tuvo la responsabilidad política del fracaso del proyecto de $1.500 millones y financiado por China con un crédito de $900 millones.

La Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), ya había gastado cerca de $50 millones en el estudio de factibilidad y varias consultorías relacionadas con el proyecto al momento de que el mismo entrara en coma.

Conflicto de intereses. Fue precisamente el estudio de factibilidad el que representó la caída del plan.

Esto porque, el 20 de junio pasado, la Contraloría General de la República (CGR) objetó el documento al detectar que Recope contrató a una empresa vinculada a su socia en el proyecto, la petrolera China National Petroleum Company (CNPC), para efectuar el estudio.

La decisión del órgano contralor produjo la renuncia inmediata de Jorge Villalobos a la presidencia ejecutiva de Recope, cargo que ahora ocupa Litleton Bolton.

René Castro siempre responsabilizó a las autoridades de Recope por la fallida recuperación de la planta de Moín.

Sin embargo, sus explicaciones no convencieron a los diputados, quienes podrían sancionarlo políticamente este miércoles si se aprueba el voto de censura en su contra.

Ministro en horas complicadas. La votación de la moción de censura ocurrirá en un contexto complicado para el ministro, quien se enfrenta contra el diputado Víctor Hugo Víquez, del Partido Liberación Nacional (PLN), por los contenidos de un proyecto para regular el mercado del Gas Licuado de Petróleo (GLP).

Las diferencias llevaron al congresista a presentar una querella contra Castro, en la cual pide que lo indemnice con ¢50 millones por haberlo llamado "mercenario político" públicamente.

Apenas este martes Castro compareció ante la Comisión de Asuntos Económicos, presidida por Víquez, y que discute el proyecto de ley.

Durante su intervención, Castro acusó al legislador de, presuntamente, haber presionado a la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) en favor de una de las empresas que distribuyen cilindros de gas en el país, señalamientos que Víquez negó.