Ahora tendrán un único aumento, equivalente a inflación del periodo anterior

Por: Aarón Sequeira 11 junio, 2014
La fracción del PLN apoyó reducir los aumentos de los diputados, pero criticó que legisladores de zonas rurales ganen igual que quienes residen cerca del Congreso. El diputado Juan Marín representa a Guanacaste. | LUIS NAVARRO.
La fracción del PLN apoyó reducir los aumentos de los diputados, pero criticó que legisladores de zonas rurales ganen igual que quienes residen cerca del Congreso. El diputado Juan Marín representa a Guanacaste. | LUIS NAVARRO.

La Asamblea Legislativa eliminó ayer, en el plenario, el alza salarial del 5% que percibían los congresistas cada semestre.

Los parlamentarios modificaron la Ley de Remuneración de los Diputados para fijar un solo aumento anual, desde mayo del 2015, basado en el índice de precios al consumidor (IPC) del año anterior.

La iniciativa para modificar el régimen salarial nació antes del inicio del actual Gobierno, como una forma de mejorar las señales del Congreso hacia el pueblo.

Ayer, durante la votación de la propuesta, los 47 diputados que estaban en el plenario votaron a favor del proyecto de ley, en primer debate. El presidente legislativo, Henry Mora, dijo que el segundo debate se dará mañana.

Además de reducir sus aumentos, los congresistas fijaron un tope del 10% en sus futuros incrementos, en caso de que la inflación sobrepase el porcentaje de aumento que se aplica actualmente.

La fijación del tope en los incrementos fue propuesta por el Partido Acción Ciudadana (PAC) y el Frente Amplio, pero tuvo el apoyo de todas las fracciones.

“Este proyecto significa derogar un privilegio que se habían recetado los diputados en beneficio propio. Es una señal que deberían tomar en cuenta otras instituciones del Estado, que se recetan aumentos de hasta ¢1 millón”, dijo el presidente de la Asamblea.

Según Mora, en caso de que la inflación se mantenga en el promedio de los últimos años (5%), esta reforma significaría un ahorro para el Congreso de hasta ¢1.300 millones.

Aumentos del 2014. De haber regido esta reforma salarial para este 2014, los legisladores solo habrían tenido un incremento del 3,68%, porque ese fue el porcentaje de la inflación del 2013.

Antes de ingresar los nuevos diputados, en mayo, la remuneración por concepto de dietas y gastos de representación de un congresista estaba en ¢3.596.000.

Con el aumento del 5% aplicado en mayo, los nuevos legisladores asumieron sus curules con un ingreso de ¢3.776.000.

Humberto Vargas, del Partido Unidad Social Cristiana, propuso devolver el salario al monto de los anteriores parlamentarios; sin embargo, no tuvo apoyo.

En cuanto al alza salarial que estaba programada para noviembre, la reforma legal sí congela ese monto y fija el aumento para aplicarse a partir del próximo año.

A pesar de que el Partido Liberación Nacional (PLN) apoyó la modificación, sus diputados afirmaron que es injusto que los congresistas de zonas alejadas ganen igual que los que viven cerca del Congreso, debido a los gastos en alquileres y transporte que deben afrontar.

Ottón Solís, diputado de Acción Ciudadana, fue de los primeros en impulsar el recorte. “El político debe ser como la madre de un hogar pobre, que sabe que no hay plata para comprar comida y es la que come peor”, dijo Solís.