Por: Esteban Mata Blanco, Aarón Sequeira 27 octubre, 2014
La vicepresidenta del Congreso, Marcela Guerrero (a la izquierda), explica a los jefes de fracción la falla sufrida en la red interna del Congreso y sus consecuencias en el funcionamiento del Plenario.
La vicepresidenta del Congreso, Marcela Guerrero (a la izquierda), explica a los jefes de fracción la falla sufrida en la red interna del Congreso y sus consecuencias en el funcionamiento del Plenario.

Los diputados se quedaron sin sesionar la tarde de hoy porque una falla eléctrica dañó la red informática interna en los edificios principales del Congreso.

La avería, producida durante el fin de semana, quemó las tarjetas madre de los sistemas UPS (fuente de suministro eléctrico), que evitan que los golpes de corriente dañen los equipos electrónicos del Congreso, explicó Ayales.

La vicepresidenta legislativa, Marcela Guerrero, tuvo a su cargo la decisión de suspender la sesión plenaria alrededor de las 3:15 p. m., aunque los legisladores no verán afectados sus ingresos por ser un imprevisto. De esta forma, sí serán pagadas las dietas por ¢3,4 millones que, en promedio, ganan en conjunto los 57 legisladores por sesión.

Guerrero explicó que la suspensión la acordó junto con los jefes de fracción, pues no se podía asegurar el principio de publicidad de la sesión, en vista de que no se podían divulgar las mociones, las actas ni la agenda que se someten a discusión.

"Cualquier cosa que se puede aprobar se podría apelar", añadió Antonio Ayales, director ejecutivo del Congreso, poco antes del anuncio.

Ayales agregó que la empresa proveedora de los equipos de internet, Tectronic, les facilitará un UPS para que puedan proteger los equipos. La red de comunicación interna podría ser reinstalada para la sesión de mañana.

La vicepresidenta legislativa añadió que no sesionarán de nuevo ni el Plenario ni las comisiones legislativas sino hasta que se restablezca la red interna.

Etiquetado como: