Por: Aarón Sequeira 22 octubre, 2014

La marea de mociones al Presupuesto Ordinario de la República para el 2015 no estuvo exenta de errores de los diputados.

Ayer, antes de dejar en firme las últimas rebajas al plan de gastos del Gobierno, el presidente de la Comisión de Hacendarios, Ottón Solís, alertó de un yerro.

En una resolución, Solís explicó que en al menos tres subpartidas del Presupuesto se aprobaron recortes que dejaban en números negativos esos rubros.

Así, por ejemplo, en las horas extra del Ministerio de Gobernación y Policía se redujeron, primero, ¢3 millones y luego ¢20 millones. El problema es que esa partida solo contaba con un monto total de ¢20 millones.

Lo mismo sucedió con dos mociones para reducir los gastos del programa para el control del tabaco del Ministerio de Salud. Primero se habían cortado ¢2.116 millones en consultorías y luego ¢264 millones en gastos de impresión.

En la misma sesión de Hacendarios, los legisladores volvieron a aprobar recortes en ambas partidas, la primera por ¢300 millones y la segunda por ¢200 millones. Es más, al monto para gastar en impresión se le cortó ¢150 millones con otra moción más. Eso causó que las partidas quedaran en cero.

A la posición de Solís se le opuso José Ramírez, del Frente Amplio, convencido de que el error era un asunto de fondo y que solo se podría solucionar con más mociones, pero en el plenario legislativo.

Si bien Ramírez apeló la resolución de Ottón Solís, esta tuvo el apoyo mayoritario de los miembros de Hacendarios.

El director del Departamento de Análisis Presupuestario, Ovidio Valerio, fue quien alertó de los errores. El funcionario añadió que se hizo una revisión a conciencia del Presupuesto, para descartar otros errores en el trámite.