Mandatario lamenta decisión de la Asamblea y buscará sede alterna

 18 agosto, 2014

La Asamblea Legislativa rechazó la tarde de este lunes las propuestas para lograr por primera vez en la historia de Costa Rica que el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, brindara ante el plenario un informe de sus primeros 100 días, hecho que el mandatario calificó como lamentable.

La mayoría de los diputados votó en forma negativa dos mociones para establecer el formato de diálogo con el presidente, una tal como Luis Guillermo Solís lo pidió y otra como lo quería Liberación Nacional.

Con ello, los legisladores le cerraron las puertas al presidente Solís.

E l mandatario afirmó en un comunicado de prensa que ha hecho todos los esfuerzos posibles para lograr que se pueda aprovechar este hito, y demostrar que el país está listo para realizar debates políticos de altura -en sede legislativa- en donde gobierno y parlamento dialoguen con franqueza y respeto sobre la situación nacional.

A 100 días de iniciado su mandato, Luis Guillermo Solís dará pistas sobre el estado del Gobierno. | MELISSA FERNÁNDEZ.
A 100 días de iniciado su mandato, Luis Guillermo Solís dará pistas sobre el estado del Gobierno. | MELISSA FERNÁNDEZ.

"El Parlamento pierde una oportunidad para remozarse y convertirse en una casa de construcción de acuerdos, que necesariamente pasan por el reconocimiento de déficits y fortalezas de la Administración Pública", enfatizó el presidente Solís en el comunicado.

Agregó que los diputados interpretan este gesto como un acto político más, sin percatarse de la relevancia del hecho.

La intención del mandatario era que este acontecimiento, inédito en la política costarricense, fuera la posibilidad de que presidente le hablara a la población mediante la investidura de sus representantes populares.

"Abordan desde la política tradicional, un acto político que busca romper precisamente con ella", señaló Solís.

Sostuvo que el informe le pertenece, principalmente, al pueblo de Costa Rica.

En su cuenta de Twitter, Solís también hizo referencia a la decisión legislativa.

Sitio alterno. Tras el rechazo de los diputados, la idea del Ejecutivo ahora es plantear un lugar alterno para presentar el informe a la ciudadanía, sectores sociales, empresariales, productivos y de la economía social.

Según la Presidencia, el informe presenta a un gobierno obligado a abandonar sin demora la ineficiencia de las instituciones públicas, las prácticas abusivas de éstas, el despilfarro, la parálisis y la pésima gestión de la inversión estatal.

Añade que el documento marca el rumbo que esta administración comenzó el propio 8 de mayo pasado y cuyos resultados, dice, se verán concretados en los próximos tres años y nueve meses.