Por: Luis Edo. Díaz 17 mayo, 2013
 Los diputados acordaron un debate reglado. | GESLINE ANRANGO
Los diputados acordaron un debate reglado. | GESLINE ANRANGO

Las olas del maremoto político provocadas por el polémico vuelo que hizo Laura Chinchilla a Perú, en un jet privado, rompieron temprano contra la figura del hasta anoche comisionado antidrogas Mauricio Boraschi.

En la tarde, en la Asamblea Legislativa, diputados de las fracciones opositoras la emprendieron contra el que también fuera viceministro de la Presidencia por no advertir de los cuestionamientos en torno al avión facilitado por THX Energy, en el que voló la Chinchilla el fin de semana.

Los señalamientos se hicieron durante un debate reglado que se convirtió en un preludio del anuncio de la salida.

Carmen Muñoz, del Partido Acción Ciudadana (PAC), exigió en plenario la renuncia de Boraschi y criticó al Gobierno por haber “mentido” al explicar el viaje.

El socialcristiano Wálter Céspedes cuestionó cómo la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), encargada de la seguridad de la Presidenta, no sabía de los problemas del dueño del avión. “Tenga verguenza”, le dijo el diputado a Boraschi.

Del lado del Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE), el diputado Víctor Emilio Granados afirmó que “hay una relación directa entre el dueño del jet y Casa Presidencial”.

Para Yolanda Acuña, del PAC, “el narcotráfico ya está en Casa Presidencial”.

En la acera de Liberación Nacional, Juan Acevedo dijo que “la situación es propicia para la oposición, para que haga de esto (el caso del jet ) un circo”. A las 9 p.m., Boraschi ya era exfuncionario.