Legisladores del PAC y del FA celebran decisión del exmandatario de no entrar en política de nuevo

Por: Aarón Sequeira, Gerardo Ruiz R. 19 septiembre, 2016
El expresidente Óscar Arias se niega a adelantar su anuncio sobre si volverá a lanzarse por la candidatura presidencial del PLN para los comicios del 2018.
El expresidente Óscar Arias se niega a adelantar su anuncio sobre si volverá a lanzarse por la candidatura presidencial del PLN para los comicios del 2018.

San José

Los diputados del Partido Liberación Nacional (PLN) se olían hace semanas que Óscar Arias diría al final que no se casaría de nuevo con la política, ni aspiraría por tercera vez a una candidatura presidencial.

Ronny Monge, legislador verdiblanco por Heredia, recalcó que el anuncio hecho por Arias este lunes 19 de setiembre era lo que esperaba.

Juan Marín, su compañero de bancada de Guanacaste, dijo que notó hace varios días que el expresidente declinaría la solicitud que hicieron sus partidarios durante las últimas semanas, para que aceptara pelear la candidatura del PLN.

La líder de la bancada liberacionista, Maureen Clarke, afirmó que el descontento de Arias con el grado de ingobernabilidad del país permitía adivinar desde hace tiempo que no haría el intento de presidir Costa Rica de nuevo; ya lo hizo en los periodos 1986-1990 y 2006-2010.

"Creo que cada vez se hace más difícil el margen de maniobra que puede tener cualquier presidente; hay cada vez más partidos, más intervención, todo un ambiente en contra de hacer cosas. Cuando se va a hacer algo surgen ideas de cómo hacerlo de otra forma", dijo la diputada, quien simpatiza con las aspiraciones de José María Figueres, el otro expresidente de la República que confirmó desde abril pasado que deseaba ser candidato liberacionista en el 2018.

Más fuerte fue la reacción de su compañero Danny Hayling: "Tanto Óscar Arias como José María Figueres tienen que darse cuenta de que el PLN no puede seguir reciclando candidatos, deben darle espacio a nuevas generaciones. Ya vieron lo que podían dar. El PLN se tiene que renovar, si seguimos los pasos de los expresidentes, vamos a una catástrofe igual o peor que la del 2014", dijo, en referencia a la resonante derrota que cosechó el partido más grande del país de la mano del entonces candidato Johnny Araya, hoy alcalde de San José.

Rolando González, diputado por Alajuela y eventual precandidato presidencial verdiblanco, consideró que Arias entendió que los actuales son tiempos de cambio.

"La ingobernabilidad que él menciona debe ser superada con base en tolerancia, en ciudadanía activa, y en decir 'sí' a Costa Rica. Recibimos la noticia con el sentimiento encontrado de entender que la figura más reconocida del PLN no estará en la palestra", lamentó.

Desde otros partidos. En otras fuerzas políticas también hubo elogios y críticas a la actitud de Arias. Patricia Mora, diputada y presidenta del Comité Ejecutivo del Frente Amplio (FA), dijo que el exgobernante acertó al no ir de nuevo por la presidencia.

"Es un acto de sensatez política que se retire, no está el país para un tercer mandato de Óscar Arias, menos al haber quedado el país con la deuda que quedó", reaccionó.

Ottón Solís, diputado y fundador de Acción Ciudadana (PAC), achacó la decisión del Premio Nobel de la Paz a su olfato político.

"Es avezado en política y sabe que hoy las encuestas lo favorecen, pero es muchísima la gente que no se ha decidido (rumbo al 2018)".

Por su parte, el precandidato presidencial de la Unidad Social Cristiana (PUSC), Rodolfo Piza, felicitó a Arias porque consideró que las "pretensiones añejas" de los expresidentes limitan la renovación necesaria de los partidos políticos.

"Aunque nadie es indispensable, necesitamos que los expresidentes de la República y todos los líderes democráticos arrimen el hombro y nos acompañen a impulsar acuerdos por encima de las ambiciones personales y de banderas partidarias", reflexionó.

Creo que cada vez se hace más difícil elmargen de maniobra que puede tener cualquier presidente, hay cada vezmás partidos, más intervención, todo un ambiente en contra dehacer cosas, cuando se va a hacer algo surgen ideas de cómo hacerlode otra forma.