Por: Aarón Sequeira 3 junio, 2015
Julio Rojas, jefe de fracción del PLN, y Gerardo Vargas, del Frente Amplio, negociaron junto con otras bancadas la modificación del plan de recortes al Presupuesto Nacional, ayer por la tarde, en el plenario legislativo. Foto: Jorge Navarro.
Julio Rojas, jefe de fracción del PLN, y Gerardo Vargas, del Frente Amplio, negociaron junto con otras bancadas la modificación del plan de recortes al Presupuesto Nacional, ayer por la tarde, en el plenario legislativo. Foto: Jorge Navarro.

Aunque el Gobierno les pidió a los diputados aprobar recortes de gastos directos en el Presupuesto Nacional del 2015 por ¢61.000 millones, los legisladores bajaron las reducciones a solamente ¢42.500 millones anoche, en el plenario legislativo.

La decisión se tomó durante el trámite del proyecto de Ley de Segundo Presupuesto Extraordinario para este año. Algunos cambios estaban consensuados desde el análisis en la Comisión de Asuntos Hacendarios.

Entre los recortes frenados por los legisladores está uno de ¢6.000 millones al Patronato Nacional de la Infancia (PANI) y otro de ¢5.000 millones que incluye partidas para el Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA), el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (Icoder) y la Red Oncológica Nacional, entre otras entidades. También se redujo en ¢500 millones el recorte al Ministerio de Cultura.

Para estas últimas mociones, el Frente Amplio logró una inusual alianza con los partidos del bloque opositor, entre ellos Liberación, la Unidad, el Movimiento Libertario y los diputados del bloque cristiano.

Para Ottón Solís, es lamentable que se haya bajado tanto la propuesta de reducción de gastos del Gobierno (de ¢61.000 millones a ¢42.500 millones), aunque votó a favor de la iniciativa por considerar que es un paso en la dirección correcta.

Rolando González, de Liberación, aseguró que el Presupuesto Extraordinario aprobado es un buen paso en dos sentidos: el Ejecutivo puede dar una buena señal a los socios extranjeros de estar camino a ordenar la casa y, aunque recorte gastos, “no está asfixiando a las instituciones públicas”.

Luego de ser aprobado anoche en primer debate, el proyecto recibiría la votación definitiva mañana jueves.

La iniciativa de recortes presupuestarios se completa con una rebaja de ¢133.000 millones en la partida destinada al pago de la deuda pública, luego de que el Gobierno tomó la decisión de atrasar esos giros.