Moción fue aprobada por todas las fracciones

Por: Gerardo Ruiz R. 12 diciembre, 2013
Los diputados declararon de interés público la construcción del nuevo edificio de la Asamblea Legislativa. La declaratoria agilizará los trámites de construcción del inmueble valorado en $76 millones.
Los diputados declararon de interés público la construcción del nuevo edificio de la Asamblea Legislativa. La declaratoria agilizará los trámites de construcción del inmueble valorado en $76 millones.

San José

El plenario aprobó por unanimidad una moción para declarar de interés público la construcción del nuevo edificio de la Asamblea Legislativa, con un costo de $76 millones, más de ¢38.000 millones al tipo de cambio actual.

Según el presidente del Directorio Legislativo, Luis Fernando Mendoza, diputado del Partido Liberación Nacional (PLN), la moción fue producto de un acuerdo entre los jefes de fracción a solicitud de los encargados administrativos de la obra, cuya primera piedra se colocaría en el mes de marzo del 2014.

La moción explica que la declaratoria de interés público del nuevo edificio legislativo permitirá que las entidades gubernamentales y municipales involucradas faciliten los trámites necesarios para la construcción de la obra, en los terrenos propiedad del Parlamento, ubicados en Cuesta de Moras.

Los diputados argumentaron que el nuevo edificio es una necesidad porque los terrenos que ha adquirido la Asamblea, así como los inmuebles que alquila, son insuficientes e inadecuados para llenar las necesidades del Poder Legislativo, situación que, también, ha aumentado los gastos en mantenimiento y vigilancia de los edificios.

El edificio se construirá bajo la modalidad “llave en mano” y será subsidiado a través de un fideicomiso que maneja el Banco de Costa Rica (BCR).

A principios de este año el Directorio Legislativo anunció que el consorcio arquitectónico Ventura, Nágel y Araya fue el ganador del concurso para diseñar el nuevo edificio de la Asamblea Legislativa.

La obra es un viejo anhelo del Parlamento y dejaría intactos sus edificios históricos, como el Castillo Azul y la capilla del antiguo Colegio de Sión.