Por: Gerardo Ruiz R. 18 agosto
Los miembros del Comité de Crédito y Riesgo del BCR comparecieron este viernes ante la comisión legislativa investigadora sobre los créditos que ha girado ese banco a Sinocem y Coopelesca. Al centro, de traje gris claro, el gerente general interino del BCR, Leonardo Acuña.
Los miembros del Comité de Crédito y Riesgo del BCR comparecieron este viernes ante la comisión legislativa investigadora sobre los créditos que ha girado ese banco a Sinocem y Coopelesca. Al centro, de traje gris claro, el gerente general interino del BCR, Leonardo Acuña.

San José

Los diputados de la Comisión legislativa Investigadora de Créditos Bancarios cuestionaron este viernes que el Banco de Costa Rica (BCR) aceptara una garantía concedida por una aseguradora privada, en vez de una proveniente del estatal INS, para otorgar un préstamo por $20 millones destinado a la importación de cemento desde China.

La garantía era un seguro de caución emitido en favor de la empresa Sinocem Costa Rica.

Esta mañana, los legisladores recibieron en audiencia a los miembros del Comité de Crédito y de Riesgo del BCR para preguntarles detalles sobre el crédito de Sinocem y sobre otro de $32,7 millones que el intermediario financiero concedió a la Cooperativa de Electrificación Rural de San Carlos (Coopelesca), para que le comprara una planta hidroeléctrica a Holcim Costa Rica. No obstante, este último tema no fue tocado.

Los comparecientes fueron el gerente general interino del BCR, Leonardo Acuña; el subgerente, Andrés Víquez; la gerenta de Riesgo, Leonor Cuevillas; y los funcionarios Gilbert Barrantes, Marvin Corrales y Rodrigo Ramírez. Ellos declararon, bajo juramento, que la línea de crédito se apegó a la normativa, que existió una fianza satisfactoria y que no recibieron presiones para aprobarlo.

Las bancadas de Acción Ciudadana (PAC), Liberación Nacional (PLN) y Frente Amplio (FA) insistieron en conocer por qué el BCR aceptó que la garantía proviniera de la aseguradora Oceánica y no del Instituto Nacional de Seguros (INS).

La caución es una fianza solidaria que una firma aseguradora otorga a una empresa que opta por un préstamo y que la obligaría a resarcir al banco en caso de que el deudor no cumpla con el pago del crédito.

Antes de la aprobación de este crédito, otorgado en enero del 2016, una sentencia de la Sala IV había ordenado permitir las cauciones de aseguradoras privadas y no solo del INS, de propiedad estatal, en vista de que ya se había abierto el mercado de seguros. La Junta Directiva del Banco de Costa Rica reformó el reglamento para adaptar las normas a esa orden.

El diputado Ottón Solís, del PAC, cuestionó el hecho de que se hiciera una reforma al reglamento de crédito del BCR para permitir que otras firmas respaldaran a las empresas que optan por préstamos millonarios. Él aseguró que el INS había rechazado la fianza para este crédito.

Solís les consultó a los personeros del Banco si entre la modificación al reglamento de seguros y la aprobación del préstamo a Sinocem, el Comité de Crédito avaló otros préstamos. Los funcionarios bancarios contestaron que no.

Solís insistió en que el Banco aprobó la reforma reglamentaria para aceptar la caución de Oceánica porque el INS no se la concedió a Sinocem.

Además, el diputado les consultó a los comparecientes quién fue el empleado del BCR que impulsó la modificación al reglamento para permitir que aseguradoras privadas otorguen pólizas de caución. Empero, todos los miembros del Comité de Crédito y de Riesgo se negaron a puntualizar algún nombre.

El gerente interino, Leonardo Acuña, dijo que la decisión no la tomó el gerente general Mario Barrenechea, suspendido por tres meses mientras la Junta Directiva investiga este crédito.

"Están escondiendo información bajo juramento. $20 millones no es cualquier plata. ¿Ustedes le darían un crédito de su propia plata a alguien que no llega asegurado por el INS?", cuestionó el legislador.

El subgerente, Andrés Víquez, amplió sus explicaciones al respecto. "El reglamento del banco permite el uso del seguro de caución por cualquier empresa regulada en el mercado de seguros", explicó.

Por su parte, el diputado Ronny Monge, del PLN, preguntó a los funcionarios del banco público si sabían que el patrimonio con que cuenta la aseguradora Oceánica es inferior a los $20 millones que respaldó a Sinocem.

Los miembros del Comité dijeron que sí conocían ese detalle antes de la aprobación del crédito a la empresa. Sin embargo, la gerenta de Riesgo, Leonor Cuevillas, declaró a los diputados que ese detalle no aumenta el riesgo del BCR, pues el préstamo se reaseguró con una firma más grande, cuyo nombre se negaron a revelar los funcionarios amparados al secreto bancario.

Los diputados también consultaron a los comparecientes si es costumbre del BCR aceptar garantías mobiliarias para respaldar préstamos a empresas.

Andrés Víquez dijo que la legislación permite aceptar ese tipo de respaldo, como por ejemplo, mercancías, entre ellas, el cemento.

"El crédito sí cuenta con garantías satisfactorias", afirmaron todos los llamados a comparecer, cuando el diputado William Alvarado, de la Unidad Social Cristiana (PUSC) les consultó si la operación estaba debidamente respaldada.

De igual manera, los integrantes del Comité de Crédito y Riesgo del BCR contestaron uno por uno que nunca recibieron presiones departe de políticos o de funcionarios del Gobierno para aprobarle el préstamo a la empresa Sinocem.

El subgerente Andrés Viquez respondió que de la única persona de la Junta Directiva del banco que en algún momento recibió una llamada, consultándole sobre el préstamo, fue de la expresidenta, Paola Mora. Según Viquez, le preguntó cómo iba la ejecución de la línea de crédito que se le había aprobado a Sinocem.

El préstamo a esa firma dividió a la Junta Directiva del Banco de Costa Rica a tal punto que llevó a la directora Paola Mora a renunciar a la Presidencia del ente público.

Mora afirmó ante los diputados, a finales de julio, que renunció al puesto por presiones de los demás directores del banco, a raíz del crédito para financiar la importación de cemento chino.

Además, los directores Francisco Molina y Alberto Raven pidieron investigar el giro del dinero a Sinocem, lo que provocó la suspensión por tres meses con goce de salario al gerente general, Mario Barrenechea.

Los diputados aprobaron este viernes recibir una moción para llamar a comparecer ante la comisión investigadora a Juan Carlos Bolaños, propietario de la empresa Sinocem y al exsubgerente del BCR, Guillermo Quesada.

Asimismo, convocaron al presidente ejecutivo del INS, Elian Villegas, para que detalle a la Comisión las razones por las que la empresa autónoma denegó a Sinocem el seguro de caución.

Sobre el crédito a Coopelesca, acordaron llamar a comparecer al gerente general del BCR.

Etiquetado como: