Por: Natasha Cambronero 21 enero, 2015

El comentario del diputado de Renovación Costarricense, Gonzalo Ramírez, sobre el estado civil de la procuradora general, Ana Lorena Brenes, enardeció los ánimos en la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público, que investiga las presiones sobre ella.

Ramírez cuestionó que Brenes fuera a tomar café con el exviceministro de la Presidencia, Daniel Soley, en un lugar externo a su oficina y después del horario de trabajo.

"Me gustaría preguntarle a cualquier persona que éticamente quiere defender la institucionalidad de este país, cuando le llegan a hacer un ofrecimiento donde toman café dos veces, o sea..., yo llevo café, tomo cafe, yo no sé cuál es su estado civil, pero le voy a decir, yo tengo una muy buena relación con mi esposa, pero si yo salgo a tomar café con una mujer extra horario de trabajo a un lugar donde yo no tengo que estar, si ya antes había tomado café y había tenido una reunión de ese tipo, yo tengo serios problemas en mi casa", dijo el legislador evangélico.

Esas palabras generaron la molestia de los diputados del Partido Liberación Nacional (PLN), Antonio Álvarez Desanti y Maureen Clarke. "Sus declaraciones son desafortunadas y ofensivas para la procuradora y las mujeres", aseveró Álvarez.

Mientras, Clarke le dijo: "¿Si ella hubiese sido hombre le hubiese preguntando su estado civil?".

La legisladora de la Unidad Social Cristiana (PUSC), Rosibel Ramos, también arremetió contra Ramírez: "Creo que su afirmación es totalmente desafortunada y muy machista".