Los diputados dieron primer debate a iniciativa, luego de siete años de trámite

Por: Aarón Sequeira 19 septiembre, 2014
Durante más de dos meses, decenas de habitantes de la zona fronteriza con Panamá han llegado a la barra de público del Congreso todos los días, para pedir la aprobación del derecho de titulación de tierras. | MELISSA FERNÁNDEZ
Durante más de dos meses, decenas de habitantes de la zona fronteriza con Panamá han llegado a la barra de público del Congreso todos los días, para pedir la aprobación del derecho de titulación de tierras. | MELISSA FERNÁNDEZ

Los diputados aprobaron ayer, en primer debate, el proyecto de ley que regula la desafectación y titulación de la zona fronteriza entre la República de Costa Rica y la República de Panamá.

Esta iniciativa ordena al Instituto de Desarrollo Rural (Inder) la desafectación de terrenos ocupados por ticos sobre la milla fronteriza, para darles títulos de propiedad.

La iniciativa de ley llevaba siete años de trámite en el Congreso y se aprobó luego de un último esfuerzo de la Comisión de Gobierno, según informó el legislador oficialista Franklin Corella.

El proyecto establece que solo costarricenses podrán reclamar el título de propiedad, cuando acrediten la posesión de un terreno por más de 10 años, en lotes que no estén afectados por una protección ambiental o de otro tipo.

Tras este trámite, el presidente del Congreso, Henry Mora, fijó la sesión del plenario del 25 de setiembre para dar el segundo debate.

Sin embargo, la fracción del Frente Amplio expresó dudas acerca de la legalidad de la iniciativa, sobre todo porque permitiría la titulación de propiedades extensas.

Edgardo Araya, del Frente Amplio, dijo que hay un gran riesgo de que se beneficien de la titulación personas que no han pagado el derecho de arriendo al Inder.

Por un lote pequeño, de 20 por 30 metros, los habitantes de la zona pagan al Estado un derecho de arriendo de ¢10.000 cada año.

Según explicó Gerardo Vargas, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), cada persona podrá titular terrenos hasta de 25 hectáreas, luego de cumplir con un proceso judicial para demostrar la posesión.

En la actualidad, la mayoría de habitantes reclama la posesión de lotes pequeños, pero también hay quienes tienen fincas de tres, siete o más de 10 hectáreas.

Tras la aprobación del proyecto, las municipalidades de las zonas afectadas deberán enlistar a los beneficiarios y aprobar planes reguladores, lo que atrasaría en 10 años el inicio de la titulación.