Por: Aarón Sequeira 5 diciembre, 2013
Luis Fernando Mendoza, presidente del Congreso, dijo que aunque hay voluntad de adelantar la discusión del proyecto de FIV, no se puede prever lo que pasará este jueves. | LUIS NAVARRO
Luis Fernando Mendoza, presidente del Congreso, dijo que aunque hay voluntad de adelantar la discusión del proyecto de FIV, no se puede prever lo que pasará este jueves. | LUIS NAVARRO

Los diputados cancelaron la sesión del plenario del Congreso ayer en la tarde, para ir a la “fiesta vaquera” en la que departirían con los empleados legislativos.

La moción se aprobó ayer, con el voto de 40 legisladores, mientras seis congresistas, cinco del Partido Acción Ciudadana (PAC) y José María Villalta, del Frente Amplio, votaron en contra.

En la moción se estableció que los legisladores repondrán la sesión el próximo lunes en la mañana, para comenzar a discutir cambios al Reglamento legislativo.

Ese debate sobre las variantes a las normas que rigen la tarea del Congreso se había fijado para ayer en la tarde, luego que el martes se aprobó una moción para darle prioridad tales reformas.

Además, el presidente de la Asamblea Legislativa, Luis Fernando Mendoza, comunicó desde el martes que se otorgó asueto a todos los funcionarios para que asistieran a la actividad.

En la nota, que lleva la etiqueta de “alta importancia”, el jerarca pidió a todos los funcionarios, asesores políticos y congresistas llevar “chonete, botas, camisa a cuadros, jeans ”, e informó de que se daría servicio de buses desde el bulevar del Congreso hasta el lugar de la fiesta, en Paraíso de Cartago.

El jerarca parlamentario explicó que el 25% (aproximadamente ¢2 millones) del costo de la fiesta se cubre con recursos de la Asamblea Legislativa y el resto lo financian los empleados, a través de la asociación solidarista, la cooperativa y el sindicato de trabajadores.

Mendoza aseguró que los diputados pusieron dinero para financiar la cita. Carmen Muñoz, jefa del PAC, dijo que casi toda su bancada votó en contra. En años anteriores, la actividad se celebró viernes, día libre en el Parlamento.