Por: Natasha Cambronero 3 mayo
El sindicalista y diputado del Frente Amplio, Jorge Arturo Arguedas Mora.
El sindicalista y diputado del Frente Amplio, Jorge Arturo Arguedas Mora.

El diputado y sindicalista Jorge Arguedas ataca a la cúpula de su partido, el Frente Amplio (FA), la cual lo invitó a renunciar luego de que él y su compañera Ligia Fallas hicieran casa aparte en las negociaciones del 1.° de mayo y de que favoreciera con su voto nulo la elección de Gonzalo Ramírez, de Renovación Costarricense, en la presidencia del Congreso.

En su defensa, Arguedas asegura que a la cúpula le "perturba" que alguien piense diferente y que intentan controlar las posiciones de todos los diputados frenteamplistas.

En específico, el exsindicalista del ICE la emprende contra la presidenta y diputada del FA, Patricia Mora; el secretario general, Rodolfo Ulloa, y el excandidato presidencial José María Villalta. Según Arguedas este último, si bien no ocupa ningún cargo en la agrupación, es quien realmente manda en el partido.

A continuación la entrevista que Jorge Arguedas le concedió a La Nación, horas antes de que la Comisión Política del FA emitiera el pronunciamiento en el que lo "invitan" a él y a Ligia Fallas, a salirse de la fracción por crear un bloque junto con dos diputados independientes, negociando sus votos fuera de la línea de bancada frenteamplista.

-Parte de la cúpula del partido está pidiendo su separación de la fracción y hasta su expulsión del partido, ¿tienen fundamento esas peticiones?

– En mi caso es lamentable, el FA es el único partido de este país que tiene una condena por violentar derechos humanos fundamentales. Cuando yo entré aquí, quisieron echarme del partido (por no haber informado que en el pasado recibió medidas cautelares por supuesta violencia doméstica), violentaron todos mis derechos y yo gané ese juicio en el TSE (Tribunal Supremo de Elecciones), el partido tiene una condena.

"Pensar diferente, el derecho de independencia del diputado a ellos les perturba y esas posiciones son estalinistas completamente. Conociendo a esa cúpula y a Rodolfo Ulloa, sé que las practican, yo vengo de Vanguardia Popular donde ellos estuvieron también. Sé que ellos las practican porque es un partido familiar para ellos. Mientras el partido siga creciendo, principalmente en jóvenes, esto va a seguir pasando, no tiene una dimensión política y nos vemos ante este tipo de situaciones.

"Todo el poder lo tiene él (Villalta). En las reunioncitas en la casa de Patricia se dan las directrices y los demás son unos yes man y yo nunca en mi vida he podido ser yes man. He arriesgado todo, arriesgué mi familia, arriesgué mi puesto en el ICE durante 40 años dirigiendo las huelgas más bravas del ICE. No es lo mismo venir de la calle, de la lucha popular, que venir de la Universidad de Costa Rica (UCR)..."

"El caso de Edgardo Araya, jefe de fracción, viene el 1.° de mayo, ¿qué es lo que tiene que hacer? Como político debe tener una estrategia para cómo enfrentar el 1.° de mayo. El día anterior a esa fecha estaban discutiendo si nos invitaban a Ligia Fallas y a mí a esas reuniones.

"Completamente perdidos, y yo no soy nuevo en política, vengo desde el doctor Rodrigo Gutiérrez Sáenz, vengo de Vanguardia Popular. Yo no soy nuevo en esto y entonces, de pronto, me encuentro con una gente que nunca ha dirigido nada, que nunca ha estado enfrentada a procesos tan álgidos como los que yo dirigí como el combo energético, la lucha contra Millicom y la lucha contra el TLC (Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos). Han sido procesos bastante históricos en este país.

"Me encuentro con un montón de gente, diputados, que por el crecimiento del partido ya no son uno sino nueve, y lejos de que eso sea una fortaleza, se convirtió en un boomerang para el partido".

– ¿Usted piensa renunciar al partido, declararse diputado independiente?

– Jamás.

– Ellos dicen que usted violentó principios éticos, partidarios.

– ¿Cuáles? Que me digan cuáles.

– Salirse de la línea del partido.

– ¿Cuál línea del partido? Es que no hay. ¿Cuál era la línea del partido? Presentar una lista de proyectos y esa era la negociación. De un pronto a otro aparece Gerardo Vargas Varela diciendo que él aceptaría una secretaría y esa cúpula renuncia de un pronto a otro. Le cede esa secretaria, que es un puesto muy importante, a Rosibel Ramos, imagínese usted Ottón Solís de presidente y Rosibel Ramos de primera secretaria, o sea, esto se hubiese entrabado.

" Yo tengo tres años diciéndoles que para estar aquí y en política hay que tener una estrategia, un objetivo bien claro, tener operadores políticos y no han querido.

"José María Villalta completamente arribista, como va ser posible que una persona que tiene 350.000 amigos en Facebook, que nos llevó a ser la tercera fuerza política de este país, por su liderazgo, de un pronto dice que él no va de candidato a la Presidencia (de la República) porque se va a dedicar a la familia y cuatro meses después dice que diputado sí".

"¿Y por qué no han querido? El primer año y hasta que un día me le paré a José María Villalta, porque venía aquí, como asesor de la fracción supuestamente, pero venía solo a regañarnos. Un día le dije 'esta es la última vez que usted me regaña'. Nosotros estamos aquí en el día a día, salimos los viernes a hacer trabajo comunal y a ver las cuestiones del partido para que él, que está cuidando los chiquitos en la casa, venga y nos regañe cada 22 días o cada mes. Eso en política no se vale, porque el puesto que usted deja en política rapidito viene otro y lo ocupa.

"José María Villalta completamente arribista, como va a ser posible que una persona que tiene 350.000 amigos en Facebook, que nos llevó a ser la tercera fuerza política de este país, por su liderazgo, de un pronto dice que él no va de candidato a la Presidencia (de la República) porque se va a dedicar a la familia y cuatro meses después dice que diputado sí. ¿No es una posición oportunista? Completamente, yo hago críticas y se la digo a usted o a él o a quien me pregunte porque eso es lo que pienso.

"Entonces, en esa pose de estalinista de esa cúpula donde está Rodolfo Ulloa, que es una persona completamente obsoleta en política, aquí no hay capacitación, no hay nada".

– ¿Nunca se ha marcado una línea, un norte?

– No, no, es que es un partido familiar y ese partido familiar después de la muerte de José (Merino, su fundador) se hizo grande y no han sabido guiar a los jóvenes.

"¿Pero qué pasa aquí? Si nos llama la embajada americana, no van. Hay que ir y discutir con ellos, con el coronel del Comando Sur sobre seguridad y narcotráfico. ¿Por qué evitar esos espacios? Si eso lo que te da es formación, experiencia, fisga política".

– Don Rodolfo lo señala a usted de ottonista enfermizo.

– Él es de la vieja guardia, de repartir el periodiquito, a estar ahí al paso de él, al no tener luces largas y en política quien no tiene luces largas se queda con su partidito. Ellos estaban acostumbramos a un diputado y cuatro y cinco asesores que comían de eso, pero hoy no. Este partido creció y, entonces, me parece que esa crítica la he hecho, la sigo haciendo y ya vamos a salir, nos queda un año, y no hubo posibilidad de crear una estrategia en la fracción. Hemos hecho grandes proyectos a pura intuición.

– Si la cúpula no lo quiere, ¿por qué seguir en el partido?

– Por los jóvenes, porque yo sí creo en la política, yo sí creo en un partido político fuente, yo creo que los jóvenes van a cambiar esta cúpula y ya viene el cambio de estructura del partido.

– ¿Usted abogará por ese cambio?

Tienen que salir, ¿cómo usted va a tener a un secretario ejecutivo que es un asesor legislativo, metido ahí en su oficina?

– Pero es la misma cúpula de hace ya varios años...

– La misma, la misma, y Patricia Mora entra porque José se murió. ¿Patricia qué era del partido? Nada. Nadie me puede hablar a mí de José Merino, Patricia se enoja cuando yo hablo de José, pero ese era mi compañero de luchas durante 30 años.

– ¿Ella no estaba en esas luchas?

– No, no estaba, era profesora universitaria allá, ¿me entiende? Viene de Vanguardia igual que yo, entonces si algo me enseñó Manuel Mora fue el diálogo y a trabajar en la diversidad. Y después lo aprendí de José.

"¿Yo por qué no me puedo reunir con la Uccaep (Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado)? Yo voy y me reúno con la Uccaep y digo lo que pienso y no me perturbo con lo que me dicen. Al sector empresarial le encantaba reunirse con José Merino.

"¿Pero qué pasa aquí? Si nos llama la embajada americana, no van. Hay que ir y discutir con ellos, con el coronel del Comando Sur sobre seguridad y narcotráfico. ¿Por qué evitar esos espacios? Si eso lo que te da es formación, experiencia, fisga política.

"Creo que el partido se estancó en esa dirección: Patricia Mora, Rodolfo Ulloa y José María Villalta, que no ocupa ningún cargo político, pero es quien incide en todo el proceso".

– ¿Qué poder tiene Villalta hoy?

Todo el poder lo tiene él. En las reunioncitas en la casa de Patricia se dan las directrices y los demás son unos yes man y yo nunca en mi vida he podido ser yes man. He arriesgado todo, arriesgué mi familia, arriesgué mi puesto en el ICE durante 40 años dirigiendo las huelgas más bravas del ICE (Instituto Costarricense de Electricidad). No es lo mismo venir de la calle, de la lucha popular, que venir de la Universidad de Costa Rica (UCR), de las aulas a dirigir un proyecto político donde tenemos que acompañar a la lucha social y popular del país.

– ¿Y ya no volvió a las reuniones de fracción?

– Desde que tuvo ese problema conmigo no volvió.

– ¿Y de qué se quejaba?

– Porque hacíamos las cosas mal y que teníamos que hacerlas de esta manera y aquí en esta Asamblea ocurre algo diferente cada 20 minutos.

– Pero él estuvo aquí, sabe como es…

– Sí, pero estuvo solo, no es lo mismo, las circunstancias cambiaron, ahora somos nueve.

– Esas críticas en contra de la cúpula incidieron en la decisión de expulsarlo del partido?

– Sí, lo mío fue bestial, venía de denuncias estupidas.

– De una supuesta violencia doméstica…

– Mi familia es lo más lindo que yo tengo, mis hijos fueron a la asamblea (del FA), ya maduros, abogados, a decir, a explicar 'no mire, la situación no es así'. Pero ya nada bastaba porque tenían que sacarme, creyeron que yo iba a salir asustado, pero yo ya pasé porque donde asustan, desde hace años.

"Y tienen esa condena, y si hay alguien que lo tiene claro es Rodolfo Ulloa. Ellos no pueden por pensamiento, por libertad de pensamiento, vos no podes sacar a nadie del partido. Los partidos son abiertos y más este, el Frente Amplio. ¿Cuál es la ideología del Frente Amplio? ¿El marxismo? No, es un frente amplio de gente progresista, católicos, cristianos, pero con una visión progresista de la sociedad, no es marxista.

"No es posible que un diputado tenga mejores relaciones con la izquierda de América Latina que el mismo partido (como el caso de él), donde su secretario general es quien debería andar haciendo el lobby político y no estar aquí metido en una oficinita".

– Cuando usted decide con doña Ligia…

– No, no, mire, lo de Ligia es aparte, Ligia es una persona sola, pero la han masacrado, nadie le da un cariñito a Ligia y le dicen 'mire, vos son importante en el partido, vamos a hacer una línea política donde vos quepás'. No, no, hablan de expulsión, obedece u obedece, y no, eso no ocurre ni en las familias.

– ¿Hay una política de imposición?

– Estalinista, estalinista. Carlos Hernández era una ficha de ellos. A Carlos Hernández lo trajo José María (Villalta) y en la misma fecha que yo, también lo acusaron de lo mismo y a él lo protegieron. Al munícipe de San Pedro tuvimos que hacer una colecta para que él se pudiera defender de una acusación igual. Esa cúpula sí lo protegió porque era de ellos. No son parejos, no hay dirección política.

"Se reflejó ayer, en el pasado mayo, se refleja en que Ligia actúa como le da la gana, él otro hace lo que le da la gana, nadie es solidario con nadie.

"Patricia Mora, diputada, presidenta del partido, se vino a meter aquí con sus asesores, toda la gente que operaba el partido se vino a meter a la Asamblea Legislativa, por favor, por favor".

– ¿Por qué usted decidió votar por doña Carmen Quesada el 1.° de mayo?

– Fuimos y planteamos: no queremos a Gonzalo ni a Ottón, queremos la primera secretaría para Carmen Quesada, porque yo me siento representado por Carmen Quesada porque es una mujer de pelea, se fue del Movimiento Libertario, aguantó el chaparrón de Otto Guevara. Yo me siento representado por Carmen, además muy querida aquí en lo parlamentario. Era pelear porque ese parlamento no se viera paralizado.

– Pero ustedes al votar por doña Carmen saben lo que eso significa, que se le sumarían a Gonzalo.

– Sí, pero ahí hay una cuestión ideológica. Usted sale con la frente en alto a decir 'no le di el voto a Gonzalo'.

– Pero se lo dio indirectamente

– Sí, pero eso es por el sistema. El sistema está hecho para dos partidos políticos y ahora somos nueve y pasan estas cosas.

– ¿Por qué don Ottón no?

– No, no, no, mire, yo estuve ocho años en el PAC (Partido Acción Ciudadana), las personas con doble discurso a mí no me gustan y Ottón tiene doble discurso. El que maneja el PAC, esa secta del PAC porque es una secta, es el opus dei, la derecha de la Iglesia Católica, tan radical o más radical que Gonzalo, perversa, ese es Ottón Solís, yo lo conozco. Mi nombre aparece en los principios fundacionales del PAC.

"A mí no me pueden contar y decirme como me dijo Welmer Ramos (precandidato del PAC) ayer (lunes) 'mirá, vos no lo conoces'. Y le dije 'lo conozco mejor que usted'. Él es de línea fija, no va a cambiar con lo de empleo público, a él no le importa si se botan 200 empleados de la Asamblea, si necesitan el trabajo, si su familia va pasar hambre, eso no le importa a Ottón Solís.

"El otro, Gonzalo es peor, esos rentan con la religión".

– Pero terminan votando indirectamente por él.

– No, nosotros no votamos por él.

– ¿Era mejor Gonzalo que Ottón?

– Ninguno de los dos. Siempre votamos por Camen Quesada. El Frente Amplio sí fallo porque ofrecieron a Gerardo y a Suray y no los tenían.

– ¿Cómo queda el FA después de lo de ayer?

– Queda golpeado en esta cuestión de los números, pero políticamente yo me siento muy tranquilo, esto es política, es el arte de hacer lo posible, lo posible lo hicimos, pusimos a Carmen Quesada ahí, eso es un estorbo para Gonzalo.

– ¿Va ir a la comisión política?

– A mí nunca me invitan a nada y me acaban de hacer una cuestión ahí.

– ¿Qué le hicieron?

– Por un problema que tuve de indisciplina.

– ¿Por pago de militancia?

– No, la militancia yo no la pago, cuando yo estaba en campaña en los banners salía yo y los botaron, los partieron a la mitad porque salía yo. Yo de mis prestaciones gasté ¢12 millones en la campaña y ahora, ¿voy a dar dinero para que Rodolfo Ulloa viva? No, no.

– ¿Qué es lo que le hicieron entonces?

– Yo tuve un problema con Patricia y Edgardo, y José María sin saber que era, nada más que había sido un pleito duro, como el que puede tener usted con su mamá o su hermana, de lo que se llama duro y eso pasa entre las personas, entonces de una vez, me llevaron al Comité Político. Me lleva José María Villalta sin estar enterado de nada. La misma Patricia dijo que ella no pedía nada. Es por hacer daño, por joder, por mortificar, por chismear, yo le digo chismoso. Siempre que él ve pleitillos así, se mete. A él le encanta eso y a mí ese tipo de persona me repugna.

– ¿Cómo se toma el hecho que la Comisión Política analice lo que pasó ayer (1.° de mayo)?

– Eso a mí me tiene sin cuidado. Eso me da más prueba a mí para ir al TSE y menos a un diputado cortándole la libertad de pensamiento.