Exfuncionaria deja cargo para contestar a investigación sobre sus sociedades

Por: Aarón Sequeira 8 julio, 2014
Ofelia Taitelbaum se juramentó en el plenario del Congreso, el 23 de abril, para cumplir un nuevo periodo de cuatro años en ese cargo, tras concluir su primer gestión en diciembre del 2013. | MARÍA ANDREA GARCÍA.
Ofelia Taitelbaum se juramentó en el plenario del Congreso, el 23 de abril, para cumplir un nuevo periodo de cuatro años en ese cargo, tras concluir su primer gestión en diciembre del 2013. | MARÍA ANDREA GARCÍA.

Dos meses y dos semanas después de su reelección como defensora de los habitantes, para un nuevo periodo de cuatro años, Ofelia Taitelbaum renunció a ese cargo.

En una carta enviada al presidente de la Asamblea Legislativa, Henry Mora, la también exministra y exdiputada explicó que pretende evitar “que un asunto ajeno a la institución afecte la imagen y credibilidad de la Defensoría”.

La dimisión de Taitelbaum se da ante las investigaciones del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y del Ministerio de Hacienda a tres sociedades anónimas de la exdefensora.

La denuncia la presentó la ciudadana María de los Ángeles Otárola, una costurera que alega que su nombre apareció en registros de Tributación como declarante de ingresos por ¢32 millones, en cinco años, provenientes de sociedades anónimas de Taitelbaum.

Otárola, de 51 años y quien vive en San Carlos, afirma que ella ni recibió ese dinero ni hizo una declaración tributaria nunca, por lo que presentó una denuncia por suplantación de identidad.

Además, Hacienda indaga dichas sociedades para determinar si se utilizaron o no para evadir el pago de impuestos al Estado.

Taitelbaum (65 años) fue nombrada como defensora de los Habitantes para un nuevo periodo de cuatro años el 22 de abril, luego de haber cumplido su primer plazo en esa entidad el 15 de diciembre.

Al momento de la elección, un martes a las 10:30 p. m., 35 de los 41 legisladores presentes votaron a favor de la hoy exdefensora.

Entre los partidos que la apoyaron estuvieron miembros de Liberación Nacional, Acción Ciudadana (PAC) y el Libertario.

Satisfacción. Tras la lectura de la nota de renuncia irrevocable, congresistas de las nueve fracciones legislativas manifestaron su satisfacción en el plenario ayer.

De inmediato, el jerarca legislativo ordenó a la Comisión de Nombramientos iniciar el proceso de selección de un sustituto.

La partida de Taitelbaum deja sin cabeza a la Defensoría, pues los legisladores no han escogido al defensor adjunto entre la terna que ella misma recomendó en mayo.

Ottón Solís, presidente de la Comisión de Nombramientos, informó que hará trabajar a ese foro en sesiones extraordinarias para escoger nuevo jerarca cuanto antes.

A cuentas. A pesar de la renuncia, Fabricio Alvarado, de Restauración Nacional, no desecha del todo la posibilidad de que el plenario llame a cuentas a Taitelbaum, como órgano jefe de la Defensoría.

Gloria Valerín, directora de Servicios Técnicos del Congreso, apoya esa idea, pues dijo que los hechos investigados ocurrieron mientras la exjerarca estaba en el cargo.

Añadió que hay entidades, como la fiscalía de San Carlos, que conocieron la denuncia contra la exjerarca y no actuaron a tiempo, y “eso se debe de investigar”.

A la vez, hay diputados como Rafael Ortiz, de la Unidad, y Abelino Esquivel, de Renovación Costarricense, que dicen que ya no vale la pena seguir investigando pues el caso ya está en manos del OIJ y el Ministerio de Hacienda.