Pacto migratorio coincide con avance tico para adherirse a Alianza del Pacífico

Por: Álvaro Murillo 3 julio, 2015
Esta postal de Machu Picchues cada vez más común en los álbumes de los turistas costarricenses, quienes en el primer semestre del 2015 ya superaron en más de un 150% el total del 2014, según el consulado peruano en San José con base en la emisión de visas, prontas a desaparecer. | AFP
Esta postal de Machu Picchues cada vez más común en los álbumes de los turistas costarricenses, quienes en el primer semestre del 2015 ya superaron en más de un 150% el total del 2014, según el consulado peruano en San José con base en la emisión de visas, prontas a desaparecer. | AFP

De repente miles de ticos querían ir a Perú; en el 2015 la solicitud de visas pasó de 50 por día a 500 en el Consulado peruano en San José y los muros de Facebook empezaron a llenarse de fotografías de viajeros en Machu Picchu y de selfis con las llamativas llamas.

Pero la política también se mueve detrás de los paseos de más de 15.000 costarricenses que ya viajaron a Perú en lo que va del año y que aprovecharon tentadoras ofertas de las aerolíneas, incluso de tan solo $100 el tiquete ida y vuelta.

Los Gobiernos de Costa Rica y Perú anunciaron este jueves el acuerdo para eliminar pronto el requisito de visa de manera recíproca (que tiene un costo de $30 por persona); los nacionales de ambas naciones podrán viajar sin más que el pasaporte y la vacuna de la fiebre amarilla.

Además de la presión turística, los dos países avanzan en el diálogo político.

Aunque el acuerdo migratorio se logró desde marzo pasado, el anuncio se hizo justo este jueves, mientras el canciller costarricense, Manuel González, participa en Perú en la cumbre presidencial de la Alianza del Pacífico, bloque al que Costa Rica tiene intenciones de unirse.

La Alianza del Pacífico es una iniciativa de integración económica que forman Perú, Colombia, México y Chile.

Fue creada en 2011 con la misión de acercarse como grupo a los países asiáticos y, en noviembre del 2012, sus integrantes eliminaron las visas entre sí.

En la actualidad, Costa Rica mantiene libre tránsito mutuo con México y Chile, pero siguen vigentes las visas para los ciudadanos de Colombia (medida aplicada de manera unilateral) y de Perú (de forma recíproca).

En el caso de Perú, el requisito se mantiene hoy y por las próximas semanas, pero pronto será eliminado, según el acuerdo firmado en ese país por el canciller González y su homóloga peruana, Ana María Sánchez.

El documento indica que habrá libre tránsito entre ambos países 30 días después que cada Gobierno le notifique a su contraparte haber cumplido internamente con todos los procedimientos necesarios.

Dos meses. Los cálculos en la Cancillería indican que, para setiembre, cualquier costarricense podrá ir a Perú y permanecer allá hasta 90 días con solo presentar su pasaporte.

También se favorecen los peruanos que deseen visitar Costa Rica, como se pretende impulsar, dijo el embajador tico en Lima, Melvin Sáenz.

De esta manera, los turistas costarricenses podrían salir beneficiados de una iniciativa de manejo político con fines de integración regional y comercial.

“La supresión de visas juega a favor de la integración con el Perú y la región, abrimos el camino para que nuestra gente visite y conozca nuestros países”, dijo el canciller González a la prensa peruana, después de subrayar la intención de Costa Rica de ser admitida como miembro pleno en la Alianza del Pacífico.

Perú, además de ser un destino relativamente barato, ahora es más accesible por las ofertas de las firmas de aviación. Las autoridades esperan que se mantenga el flujo de ticos tentados por el Machu Picchu o por la comida peruana, que de por sí es muy apetecida en suelo nacional.

Y es que Perú está de moda: mientras en el 2013 el Consulado peruano en San José emitió 5.900 visas y en el 2014 otorgó 6.500, el 2015 ha sido el año del bum con unas 15.000 visas.

El cónsul en San José, Andrés Garrido, destacó que, solo en el primer semestre, la cifra de estos permisos otorgados superó los 15.000, lo que casi hizo colapsar la sede diplomática.

Perú había realizado la solicitud a Costa Rica para supresión de visas desde octubre 2014.