Por: Irene Vizcaíno 11 octubre, 2013

Confiados en la “contundencia” de las pruebas, representantes de Costa Rica acudirán este lunes a una nueva audiencia por el conflicto limítrofe con Nicaragua.

Los agentes ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, Holanda, y un grupo de abogados de la Cancillería fundamentarán la más reciente solicitud de Costa Rica de medidas provisionales contra el vecino del norte.

Gioconda Ubeda, viceministra de Relaciones Exteriores, explicó que esta petición se fundamenta en los hallazgos de setiembre, cuando se constató la apertura de dos caños más en isla Calero.

Así lo confirman fotografías y videos captados y enviados a La Haya, junto con la petición a la Corte de ordenar al gobierno de Daniel Ortega la suspensión de todos los trabajos de dragado, así como el retiro de personal y equipo de la zona en disputa.

Esto ocurrió pese a que la misma Corte había ordenado a ambos países, en el 2011, abstenerse de ingresar al área.

Costa Rica y Nicaragua están enfrascados en este conflicto desde el 2010, cuando el país demandó al Estado de Nicaragua por la invasión de su territorio.

Para Ubeda, la “contundencia” de estas pruebas explican la rapidez de la Corte para llamar a la nueva audiencia.

“Es muy poco usual. Los plazos suelen ser más largos”, dijo.

La audiencia se extenderá hasta el jueves 17 de octubre y en ella participarán los embajadores Édgar Ugalde y Jorge Urbina, agentes ante la Corte, así como los abogados Sergio Ugalde, Arnoldo Brenes y Ricardo Otárola.