Echará mano de reglas aduaneras en caso de que equipo bélico sea desembarcado en suelo costarricense

Por: Gerardo Ruiz R. 17 agosto, 2016
Costa Rica afirmó que si Nicaragua pretende mover a través de sus puertos del Caribe el armamento que está comprando a Rusia, tomará las medidas aduaneras del caso y, si el equipo ingresara ilegalmente, lo decomisaría de inmediato.
Costa Rica afirmó que si Nicaragua pretende mover a través de sus puertos del Caribe el armamento que está comprando a Rusia, tomará las medidas aduaneras del caso y, si el equipo ingresara ilegalmente, lo decomisaría de inmediato.

San Isidro de Coronado

Costa Rica decomisará armamento militar a Nicaragua si este llegase al Istmo por el puerto de Limón, en la costa caribeña. Así lo adelantó el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, este miércoles.

La Nación consultó al gobernante si hay indicios de que Nicaragua haya movido, por Limón, equipo militar pesado que no pueda ser descargado en el muelle nicaragüense de Corinto, en el Pacífico, por limitaciones portuarias.

Solís dijo que su gobierno, al escuchar los rumores sobre el paso de armamento comprado a Rusia por territorio costarricense, investigó el asunto y determinó que el país no ha sido utilizado como escala para trasladar los equipos militares hacia el vecino país del norte.

El mandatario mencionó que los últimos informes al respecto datan de hace 10 días. Así lo dijo en el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), en San Isidro de Coronado, durante su conferencia de prensa semanal.

Luis Guillermo Solís afirmó que, ante la eventualidad de que la administración de Daniel Ortega desee utilizar puerto Limón para movilizar equipo militar de forma legal, el Gobierno echará manos de las disposiciones aduaneras para determinar qué hacer en esa circunstancia.

En otro escenario, si el armamento ingresase a Costa Rica de forma ilegal, el Gobierno lo decomisará de inmediato, afirmó Solís.

"Habrá que ver qué disposiciones aduanales existen en estos casos, pero no es de ninguna manera algo que prevea, que esas armas pasen por territorio costarricense ¡Faltaría más! Primero, porque esperaría que cargamentos de esa naturaleza y en ese volumen tengan que ser previamente notificados a las autoridades portuarias del Caribe, supondría que es por allí que van a ingresar y, en el momento en que eso ocurra, tomaremos las decisiones que corresponda", afirmó.

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís. | ALBERT MARÍN
El presidente de la República, Luis Guillermo Solís. | ALBERT MARÍN
"Exhibir su armamento es una acción que, frente al Gobierno de Costa Rica, no tiene mayor significado, más que una innecesaria demostración de fuerza que no es de recibo en estos tiempos de paz". Luis Guillermo Solís, presidente de Costa Rica

El mandatario fue claro en que el Gobierno mantiene vigilancia en las aduanas de la zona para impedir "sorpresas" con armamento militar de Nicaragua.

"No podría haber sorpresa. De ser así, sería porque entraron (las armas) de manera ilegítima con lo cual, por supuesto, quedarán decomisadas de inmediato. No quisiera adelantar criterio de que, habiendo tantos puertos por donde puede ingresar equipamiento de esa naturaleza sin problemas, pues que se utilicen nuestros puertos", aseguró Solís.

Según el mandatario, Costa Rica está dispuesta a que sus puestos se usen para movilizar mercancías de primera necesidad, como comida, medicamentos y productos de exportación. Muchas mercancías con destino a Nicaragua entran por el complejo portuario de Limón y, luego, son movilizadas por carretera hacia la frontera en Peñas Blancas.

"No (deben ser usados para importar) armas, ni tanques de guerra ni aviones ni municiones de ningún tipo, excepto las necesarias para la salvaguarda de nuestra seguridad interior", concluyó.

El abril pasado trascendió que Nicaragua compró a Rusia 50 tanques del tipo T-72 a un costo de $80 millones, con el argumento de reemplazar otros tanques rusos que ya cumplieron su vida útil. Ya el gobierno de Daniel Ortega exhibió uno de estos blindados en el centro de Managua.

Ante esa adquisición, el mayor retirado del Ejéricito de Nicaragua, Roberto Samcam, afirmó en una entrevista con este diario que su país está violentando los acuerdos de Esquipulas II y de Contadora, firmados a finales de la década de los años 80 para el desarme de Centroamérica.

Sobre el desfile militar que prepara Nicaragua a propósito de la celebración del 37 aniversario del Ejército Sandinista, en el que se exhibiría el nuevo armamento comprado a Rusia, el presidente de la República insistió en que ni la compra ni la ostentación de dicho equipo es constructiva.

"Creo que (la exposición) constituye una velada amenaza que por supuesto Costa Rica ni siquiera considera de Nicaragua. Nosotros no somos un país agresivo ni tampoco hemos hecho otra cosa que no sea defender nuestros derechos soberanos en los Tribunales de Justicia (...). Exhibir su armamento es una acción que, frente al Gobierno de Costa Rica, no tiene mayor significado, más que una innecesaria demostración de fuerza que no es de recibo en estos tiempos de paz", subrayó Solís.

El presidente reafirmó la posición del Gobierno de Costa Rica de que no es válido el argumento de Nicaragua de que ese equipo militar tiene como fin el combate al narcotráfico, pues su Gobierno considera que tales equipos no sirven para tal fin.