Por: Álvaro Murillo 16 junio, 2015

La jurista costarricense Elizabeth Odio Benito quedó electa esta tarde como jueza de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, durante la sesión plenaria de la Organización de Estados Americanos, en Washington.

Odio Benito era la propuesta costarricense para una de las seis plazas de jueces del organismo interamericano. Obtuvo el voto de 20 países miembros de la OEA y se ganó el derecho a ingresar a la Corte por un plazo de seis años, a partir del próximo 1° de enero.

Los otros tres candidatos favorecidos fueron el chileno Eduardo Vio Grossi, el argentino Eugenio Raúl Zaffaroni y el ecuatoriano Patricio Pazmiño.

La costarricense llega a la Corte Interamericana con un amplio historial en cargos internacionales, pues ha sido jueza del alto tribunal de la Corte Penal Internacional y del tribunal internacional para juzgar los crímenes de la antigua Yugoslavia, además de Relatora Especial de la Subcomisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas para la eliminación de la discriminación en materia de religión y creencias.

El canciller, Manuel González, abrazó a Elizabeth Odio tras su elección como jueza de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
El canciller, Manuel González, abrazó a Elizabeth Odio tras su elección como jueza de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Odio también fue vicepresidenta de la República con Miguel Ángel Rodríguez (1998-2002) y ministra de Justicia y de Ambiente.

La Corte Interamericana es el órgano jurídico continental con capacidad de juzgar a los Estados que violen derechos humanos, como ha hecho con Costa Rica al condenarla en el caso del periodista Mauricio Herrera y y más recientemente por no habilitar la Fertilización in vitro (FIV).