Por: Gerardo Ruiz R. 14 agosto, 2013

San José

El Ministerio de Relaciones condenó las declaraciones del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, quien reiteró el afán de su Gobierno por reclamar la propiedad de la provincia de Guanacaste para Nicaragua, sin descartar la presentación de un nuevo litigio ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para pelear ese territorio.

La Cancillería entregó este miércoles a las tres de la tarde una nota al Embajador de Nicaragua en San José, Harold Rivas, donde calificó como "provocaciones de mala fe" las amenazas de Ortega.

Según un comunicado enviado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, el anuncio hecho por el mandatario nicaragüense "daña gravemente las relaciones entre ambas naciones".

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, afirmó que pretende reclamar Guanacaste para Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia. Según la Cancillería, esas declaraciones agravan el conflicto fronterizo entre ambas naciones.
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, afirmó que pretende reclamar Guanacaste para Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia. Según la Cancillería, esas declaraciones agravan el conflicto fronterizo entre ambas naciones.

Además, la nota firmada por la canciller interina, Gioconda Ubeda, criticó el gesto del presidente nicaragüense y resaltó que el mismo no constituye un camino a la paz entre ambos países pues se toma como "un grave rechazo y desprecio al Tratado de Límites Cañas-Jerez de 1858".

"El presidente de Nicaragua sabe bien que en virtud de ese tratado, la provincia de Guanacaste ha sido definitivamente reconocida por su país como costarricense desde hace más de un siglo y medio", se lee en la nota de protesta dirigida a Samuel Santos, ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua.

En la carta, el Gobierno de la presidenta Laura Chinchilla indica que las amenazas de Ortega violan principios del derecho internacional como el respeto a la integridad territorial y la estabilidad de fronteras y "hieren profundamente los históricos lazos que comparten nuestras dos naciones y agravan también profundamente las disputas pendientes entre ellas".

La nota concluye externando la voluntad de Costa Rica a favor de entablar un diálogo sobre la situación de los límites marítimos en el mar Caribe y en el océano Pacífico.

"Costa Rica está dispuesta a escuchar lo que Nicaragua tenga a bien decir en la mesa de negociación, pero mi país de ninguna forma acepta que se pongan en entre dicho la frontera y el régimen fronterizo vigente", según la canciller interina.

Este mismo miércoles el embajador nica ante la CIJ, Carlos Argüello, manifestó a la agencia ACAN-EFE que su país va a "hacer valer sus derechos" sobre el mar territorial que limita con el de Costa Rica y Colombia.

"La política es muy sencilla: Nicaragua va a perseguir todos los derechos que le corresponden y eso es lo que se está estudiando ahorita", dijo a la agencia de noticias.

Ubeda le expresó al jefe de la diplomacia nica que las declaraciones de Ortega, nuevamente, violan las medidas cautelares provisionales dictadas por la Corte Internacional de Justicia desde marzo del 2011 a propósito de la demanda que presentó Costa Rica contra el Gobierno de Managua por haber invadido la fronteriza Isla Calero, aprovechándose del dragado del río San Juan.