Magistrado afronta quinta causa disciplinaria en el Poder Judicial

Por: Natasha Cambronero 6 diciembre
El magistrado suspendido de la Sala Tercera, Celso Gamboa, durante su comparecencia en la Comisión Especial Investigadora de Créditos Bancarios.
El magistrado suspendido de la Sala Tercera, Celso Gamboa, durante su comparecencia en la Comisión Especial Investigadora de Créditos Bancarios.

Por unanimidad, la Corte Suprema de Justicia acordó este miércoles iniciar una investigación contra el magistrado suspendido de la Sala Tercera, Celso Gamboa Sánchez, por "interesarse en un expediente que no le correspondía" relacionado con el Movimiento Libertario.

En específico, Gamboa se habría apropiado del trámite del recurso de casación que interpuso el presidente del Libertario, Danilo Cubero, contra la sentencia del Tribunal Penal de San José que condenó a esa agrupación política por un delito de estafa contra el Estado, en octubre del 2015.

"Por unanimidad, la Corte Plena acuerda abrir un régimen disciplinario al magistrado Celso Gamboa Sánchez por interesarse en un expediente que no le correspondía, proceso que estaba en trámite en la Sala de Casación Penal", informó la oficina de prensa del Poder Judicial en su cuenta de Twitter.

Agregó que, tras un sorteo, fue electo para instruir el proceso disciplinario el magistrado suplente de la Sala Primera, José Rodolfo León.

Este es el quinto proceso disciplinario que la Corte ordena contra Celso Gamboa en los últimos dos meses:

La relación con Bolaños

Primero, pidió investigar sus supuestos vínculos con Juan Carlos Bolaños, el cuestionado importador de cemento chino que descuenta tres meses de prisión preventiva, lo que incluye revisar el viaje a Panamá en el que ambos coincidieron en octubre del 2016.

La desestimación de una causa contra un magistrado

Después, se iniciaron pesquisas contra Gamboa por una denuncia presentada por la jueza Liz Maureen Tencio, quien se quejó ante la Inspección Judicial porque Celso Gamboa desestimó en la Sala III una querella por presunto prevaricato que ella había presentado contra el magistrado Porfirio Sánchez, a pesar de que tenían una relación de amistad. Según ella, el magistrado incluso hizo lobby en favor del nombramiento de su colega en el Congreso.

El viaje a México

La tercera investigación gira en torno a un video en donde se le ve caminando de manera tambaleante en un aeropuerto en México.

Los casos de los alcaldes

El cuatro proceso es por supuestamente haber intervenido para que la Fiscalía de Probidad, Transparencia y Anticorrupción eliminara el nombre de Johnny Araya Monge de un expediente judicial en el que se le investigaba, junto a otras tres personas, por el supuesto delito de influencia contra la hacienda pública.

Además, habría intervenido en diligencias judiciales seguidas contra los alcaldes liberacionistas de Alajuela y San Carlos, previo a las elecciones municipales del 2016.

Denuncia de magistrada

En cuanto al caso del Movimiento Libertario, fue la presidenta de la Sala Tercera, Doris Arias, quien denunció a Celso Gamboa ante el Tribunal de la Inspección Judicial, el 13 de noviembre anterior.

En apariencia, el recurso del Libertario debía ser conocido por el magistrado número dos, es decir por José Manuel Arroyo o su sustituto. Sin embargo, el expediente terminó en manos de Gamboa, quien era el juez número tres. Ese cambio no fue registró en el sistema informático, como es usual.

El Semanario Universidad reveló que la magistrada Arias se enteró de lo sucedido el 27 de octubre del 2017, cuando el letrado de la Sala Tercera, Jeffrey Gonzaga, le entregó un informe detallado del camino que había recorrido ese expediente.

La casación presentada por Danilo Cubero pretendía traerse abajo el fallo del Tribunal Penal de San José que condenó al exvicepresidente del Libertario, el exdiputado Ronaldo Alfaro, a ocho años de prisión por un delito de estafa contra el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE). Al tiempo que sancionó al partido al pago de ¢309 millones, como responsable solidario.

Según el Tribunal, Alfaro fue quien ideó un plan para estafar al TSE a la hora de cobrar el reembolso de los gastos de campaña, mediante el cobro de 194 capacitaciones que nunca existieron.

El Movimiento Libertario le cobró al Tribunal de Elecciones facturas de una organización llamada Asociación Instituto Libertad y Progreso (ILPRO) y adjuntó listas de personas que habrían asistido a charlas ideológicas. No obstante, en el juicio, se comprobó que esas personas nunca participaron en tales cursos y que los instructores señalados tampoco los impartieron.

Por esos mismos hechos, también fue condenado el exsecretario de Capacitación, Carlos Solano, a tres años de cárcel. A este último se le concedió el beneficio de ejecución condicional de la pena, mientras que Alfaro descuenta prisión preventiva.

Al final, el recurso da casación interpuesto por Danilo Cubero no surtió efecto porque la Sala III lo rechazó y confirmó la condena por estafa el 14 de noviembre anterior, un día después de que La Nación reveló que Gamboa se había apropiado irregularmente del expediente.

No obstante, el Tribunal Penal de San José deberá celebrar un nuevo juicio pero solo para fijar las penas en contra de Ronaldo Alfaro y Carlos Solano.