Por: Vanessa Loaiza N., Natasha Cambronero, Aarón Sequeira, Gerardo Ruiz R., Esteban Mata Blanco, Carlos Arguedas C. 1 mayo

El presidente provisional del Congreso, Antonio Álvarez Desanti, suspendió la sesión solemne de este 1.° de mayo sin haber juramentado al nuevo Directorio legislativo, por la incertidumbre que existe sobre la vicepresidencia.

Inicialmente resultó electa la liberacionista Silvia Sánchez, pero la designación fue inválida porque la diputada no cumple con el requisito constitucional de tener al menos 30 años de edad para ejercer ese cargo en particular.

Esto provocó que diputados del Movimiento Libertario, Unidad Social Cristiana, Frente Amplio y Acción Ciudadana rompieran el quórum en desacuerdo con la decisión de la presidencia del Congreso de anular todo el acto de votación de la vicepresidencia y proponer a nuevos candidatos.

Ese grupo de 20 diputados exigía que se anularan solamente los votos a favor de Sánchez y se le consignaran a la libertaria Natalia Díaz, quien quedó segunda en la votación.

A las 10 p. m. se levantó la sesión sin poder juramentar a la nueva cúpula legislativa.

Esto obliga a que este martes, eventualmente, se aclare qué sucederá con la vicepresidencia del Congreso y cuál de las dos posiciones prevalecerá.

Además, no se descarta que este caso se eleve a consulta en Sala Constitucional.

Esto significa que tampoco podrá ocupar su curul, hasta que sea juramentado el nuevo Directorio, la exalcaldesa de Desamparados, Maureen Fallas, quien sustituirá al candidato Antonio Álvarez.

El jerarca saliente confirmó que le toca a él dirigir la sesión de este martes, pues la resolución del Tribunal Supremo de Elecciones sobre su retiro establece que se mantiene en el cargo hasta que haga la juramentación de las nuevas autoridades legislativas.

Además, la reforma al Reglamento de la Asamblea Legislativa establece que el informe de labores del presidente, se rendirá un día después de la juramentación del nuevo Directorio. Eso significa que Luis Guillermo Solís podrá acudir al Congreso hasta el miércoles.

9 p. m. Se anula la elección de Silvia Sánchez como vicepresidenta porque no cumple requisitos legales

La diputada liberacionista Silvia Sánchez Venegas no podrá ser juramentada como nueva vicepresidenta del Directorio legislativo, porque no cumple los requisitos que establece la Constitución Política para ejercer el cargo.

Según el artículo 115 de la Constitución, para ser presidente o vicepresidente del Congreso se deben cumplir los mismos requisitos que exige la presidencia y vicepresidencia de la República.

De acuerdo con el artículo 131, estos requisitos son: ser costarricense por nacimiento y ciudadano en ejercicio, ser del Estado seglar y ser mayor de 30 años.

Silvia Sánchez segundos después de resultar electa vicepresidenta.
Silvia Sánchez segundos después de resultar electa vicepresidenta.

Ante esta situación, el presidente provisional, Antonio Álvarez Desanti declaró que el procedimiento tuvo un vicio de nulidad y ordenó un receso de 30 minutos para que las fracciones negocien y propongan nuevos candidatos.

Empero, el diputado Mario Redondo, de Alianza Demócrata Cristiana, sostiene que la votación no debería ser nula, sino que los votos que recibió Silvia Sánchez deberían anularse y acreditársele a la siguiente persona con más sufragios acreditados, y en este caso se trata de la libertaria, Natalia Díaz.

5:45 p. m. PLN logra poner a diputado evangélico como presidente del Congreso

El pastor evangélico, abogado y diputado del Partido Renovación Costarricense, Gonzalo Ramírez, obtuvo la presidencia del Congreso en una reñida tercera ronda de votación, contra Ottón Solís, del Partido Acción Ciudadana.

A las 5:45 p. m. Ramírez obtuvo 26 votos, frente a 24 de Solís, este resultado bastaba para darle la presidencia legislativa, sin embargo, por reglamento se le sumaron 7 votos inválidos (nulos, en blanco o de otros candidatos fuera de la tercera ronda). El resultado final fue de 33, contra 24.

De esta manera, Liberación Nacional ganó la puja por tener el control del Directorio legislativo en el último año de la presente administración en un momento clave, en vista de que los partidos están en campaña electoral.

Ramírez es particularmente cercano al candidato verdiblanco Antonio Álvarez, quien lo catalogó como su "mano derecha" durante su presidencia. Además, el pastor evangélico está casado con Paula Vargas, actual vicealcaldesa de San José en la papeleta del recién reincorporado al PLN, Johnny Araya.

Gonzalo Ramírez minutos después de escuchar de la voz de Antonio Álvarez, que lo declaró electo como nuevo presidente del Directorio legislativo. Lo felicita un miembro de su congregación religiosa.
Gonzalo Ramírez minutos después de escuchar de la voz de Antonio Álvarez, que lo declaró electo como nuevo presidente del Directorio legislativo. Lo felicita un miembro de su congregación religiosa.

Tras las primeras felicitaciones, Álvarez decretó un receso de una hora, tras el cual se realizará el resto de la elección, para completar el directorio con vicepresidente, dos secretarios y dos prosecretarios.

Cinco diputados del PUSC votaron por Ottón Solís, quien perdió la elección de la presidencia legislativa. Obtuvo 24 sufragios.
Cinco diputados del PUSC votaron por Ottón Solís, quien perdió la elección de la presidencia legislativa. Obtuvo 24 sufragios.

7:18 p. m. La diputada liberacionista Silvia Sánchez resultó electa como nueva vicepresidenta con 31 votos a su favor, frente a 26 que obtuvo la libertaria Natalia Díaz.

Sin embargo, a las 8:58 p. m. el presidente provisional, Antonio Álvarez Desanti reconoció que Sánchez no reune los requisitos legales para ejercer como vicepresidenta del Directorio. La Constitución Política establece que para poder asumir este puesto debe tener al menos 30 años de edad, y la verdiblanca tiene 28 años. Este vicio de nulidad obliga al Congreso a convocar a una nueva votación para completar este puesto.

7:36 p. m. La exlibertaria Carmen Quesada fue anunciada como primera secretaria con 39 votos directos, más 5 votos nulos.

8:01 p. m. La segunda secretaría es para el liberacionista de la provincia de Alajuela, Michael Arce. El legislador obtuvo 33 votos directos y seis votos nulos o en blanco que se le suman.

8:25 p. m. La también liberacionista, Lorelly Trejos Salas, alcanzó 30 votos y siete votos nulos o en blanco que se le suman, para convertirse en la nueva primera prosecretaria del Directorio.

8:50 p. m. Abelino Esquivel Quesada, de Renovación Costarricense resultó electo para la segunda prosecretaría. Según los datos divulgados por Antonio Álvarez, registró 30 votos directos y dos votos nulos o en blanco que se suman a su conteo.

8:59 p. m. Se ordena receso de 30 minutos, para que las fracciones se reorganicen y propongan un nuevo candidato a la vicepresidencia.

3:40 p. m. Presidencia del Congreso se le aleja a Ottón Solís

La falta de un acuerdo sobre la agenda legislativa para el último año es, según el jefe del Frente Amplio, Edgardo Araya, el punto de quiebre para no darle los votos al candidato del PAC, Ottón Solís, en la primera ronda de elección del Directorio.

A eso de las 3:40 p. m. cuatro diputados de la Unidad Socialcristiana entraron a la secretaría de fracción del Partido Acción Ciudadana (PAC) para reiterarle el apoyo a Solís, pues acaba de trascender que el Frente Amplio había dado un paso atrás.

"Nosotros sí tenemos palabra" dijo Gerardo Vargas Rojas. 15 minutos después, el diputado del PAC, Víctor Morales Zapata, confirmó que su bancada había perdido la viabilidad para ganar el Directorio.

"No tenemos ninguna viabilidad" dijo Morales. Empero, agregó que van a mantener el apoyo a Solís y a su agenda, más allá de no tener los sufragios necesarios en la primera ronda.

Esto desencadenó una serie de movimientos en las demás bancadas, siendo el más evidente, el inicio de negociaciones entre los cinco diputados del Partido Unidad Social Cristiana (que apoyaban a Solís) con el Movimiento Libertario, que se había mantenido al margen de los acuerdos entre los bloques del PAC y Liberación Nacional (PLN).

Paralelamente, en la otra acera, revivieron las oportunidades para el diputado de Renovación Costarricense, el pastor evangélico, Gonzalo Ramírez.

El legislador recuperó terreno cuando fracasó la propuesta del bloque conformado por los disidentes Carmen Quesada, Ligia Fallas, Carlos Hernández y Jorge Arguedas de proponer a Karla Prendas, la jefa liberacionista, en lugar del evangélico.

Sin embargo, eso significaba que el PLN perdiera seis votos más, los tres evangélicos y los tres socialcristianos afines a Rafael Ortiz (Jorge Rodríguez, Humberto Vargas y el propio Ortiz). Estos últimos dijeron que solo apoyarían al minoritario Ramírez.

Este es el escenario con el cual los diputados retomaron la sesión solemne de este 1.° de mayo, luego de seis recesos y más de siete horas de negociaciones, sin que el panorama parezca claro.

"Entre un evangélico fundamentalista y Ottón Solís, prefiero a Ottón Solís", declaró Edgardo Araya, del Frente Amplio.

Edgardo Araya fue el primero en decir públicamente que si las votaciones llegan a una tercera ronda, donde solo Ottón Solís y Gonzalo Ramírez fuesen los aspirantes, él le daría el apoyo al candidato del PAC.

"Entre un evangélico fundamentalista y Ottón Solís, prefiero a Ottón Solís", reiteró.

2:30 p. m. Al PLN y al PAC se les escapan los votos de las manos

El Partido Liberación Nacional (PLN) no logró reunir los votos necesarios para darle la presidencia legislativa al diputado evangélico Gonzalo Ramírez, a quien el candidato presidencial, Antonio Álvarez Desanti, describió como su "mano derecha" en el Congreso, durante el año legislativo recién terminado.

El bloque de los rebeldes, integrado por cuatro diputados que se separaron del Frente Amplio y del Movimiento Libertario, le exigió al PLN desistir del nombre de Gonzalo Ramírez si quiere sus votos. En su lugar, los cuatro dijeron estar dispuestos a apoyar a Karla Prendas, jefa de fracción liberacionista.

Ese bloque lo integran la independiente Carmen Quesada, exdiputada del Libertario; junto con el exfrenteamplista Carlos Hernández y los frenteamplistas Jorge Arguedas y Ligia Fallas, quienes decidieron no votar junto con su fracción.

La jefa de fracción del PLN, Karla Prendas, critica la falta de coordinación en el Poder Ejecutivo y exige que el presidente Luis Guillermo Solís destituya a su ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro.
La jefa de fracción del PLN, Karla Prendas, critica la falta de coordinación en el Poder Ejecutivo y exige que el presidente Luis Guillermo Solís destituya a su ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro.

No obstante, hacer ese cambio le costaría a Liberación la pérdida de otros seis votos: los tres evangélicos y los tres socialcristianos afines a Rafael Ortiz (Jorge Rodríguez, Humberto Vargas y el propio Ortiz). Estos últimos dijeron que solo apoyarían al minoritario Ramírez.

Alrededor de las 2:45 p. m., mientras los diputados del PLN analizaban la propuesta de Quesada y compañía, la exjefa de fracción liberacionista, Maureen Clarke, salió evidentemente molesta de la jefatura de Liberación.

“No jodás”, dijo al cerrar la puerta, “así no se puede”, agregó.

Se dirigió, enojada, hacia el plenario legislativo, sin ganas de atender a la prensa. La Nación la alcanzó a la puerta del plenario y ella reiteró su reclamo hacia sus compañeros: "No jodás, para eso me habría postulado yo para presidenta del Congreso".

El propio liberacionista Ronny Monge había dicho que el candidato a presidente legislativo debía respetar la agenda de proyectos de derechos humanos, un tema en el que no coincide con Gonzalo Ramírez.

Dentro de la jefatura liberacionista, también se mantienen reunidos los socialcristianos Rafael Ortiz, Jorge Rodríguez y Humberto Vargas, junto con Prendas, Juan Marín y Antonio Álvarez Desanti, entre otros. Luego, llegó Óscar López, del PASE.

Humberto Vargas, del grupo del precandidato socialcristiano Ortiz, confirmó que su compromiso es con el cristiano Gonzalo Ramírez y no con un diputado o diputada liberacionista.

El frenteamplista Edgardo Araya, al fondo, protestó por la prolongación del receso hasta las 4 p. m.
El frenteamplista Edgardo Araya, al fondo, protestó por la prolongación del receso hasta las 4 p. m.

Más tranquila, Maureen Clarke afirmó luego, cerca de las 3:40, que el PLN se mantendrá con la candidatura de Gonzalo Ramírez, pese a los votos que eso pueda restarles. Antonio Álvarez, en tanto, aseguró que Liberación está listo para votar.

Del lado del partido de gobierno, el PAC, el candidato a la presidencia legislativa, Ottón Solís, está reunido con el Frente Amplio. El frenteamplista Edgardo Araya declaró que la situación está complicada, porque el bloque PAC-PUSC-FA aún no tienen los 29 votos necesarios para Ottón Solís.

Precisamente, el jefe de fracción del PAC, Javier Cambronero, denunció que los diputados del FA le están "zafando la tabla" a Solís.

"Hay un elemento adicional que surge a última hora, y es que el FA está diciendo que no apoya a don Ottón Solís cuando nos lo había mantenido hasta el mediodía. (...) Esto preocupa y genera una recomposición de fuerzas", declaró el legislador.

Marco Vinicio Redondo, también de Acción Ciudadana, sostuvo que el anuncio del FA es un juego de presiones, para cambiar lo que ya se había conversado con los frenteamplistas.

En tanto, Gerardo Vargas Rojas informó de que el PUSC entró a la fracción del PAC a reiterar el apoyo a Ottón Solís, afirmando que ellos sí tienen palabra. Lo dijeron en el momento en que el Frente Amplio no le garantizó los votos a Solís.

El PLN podría aprovechar así la pérdida de apoyo de Ottón.

Por su parte, Mario Redondo de la Alianza Demócrata Cristiana, dijo que no apoya a ninguno de los dos bloques.

El presidente legislativo, Antonio Álvarez, dictó un nuevo receso hasta las 4:45 p. m.

Esta seguidilla de suspensiones provocó la molestia del PAC y del Frente Amplio. Marvin Atencio increpó duro a Liberación por posponer la votación, mientras que el frenteamplista Edgardo Araya reclamó porque no se ha realizado ni una sola votación, aunque la sesión se abrió desde las 9 a. m.

Una mañana de enormes fracturas

Este 1.° de mayo el Congreso amaneció más dividido que nunca. 11 bloques de nueve fracciones negocian por amarrar los 29 votos necesarios para elegir al nuevo presidente del Directorio legislativo.

Nueve votos de bancadas fracturadas se cotizan caro, pues podrían inclinar la balanza en favor de uno de los dos candidatos más fuertes.

Por lo pronto, la puja está entre Gonzalo Ramírez, de Renovación Costarricense, quien es impulsado por Liberación Nacional y Ottón Solís, el candidato del oficialista Partido Acción Ciudadana (PAC).

Hasta el mediodía, el PLN dice que Ramírez cuenta con los 18 votos verdiblancos, más tres socialcristianos (Rafael Ortiz y sus dos afines: Jorge Rodríguez y Humberto Vargas), así como el de Fabricio Alvarado, de Restauración Nacional y Abelino Esquivel y el propio Ramírez de Renovación. En total: 24 votos.

Sin embargo, el liberacionista Ronny Monge manifestó en redes sociales: "Quien asuma la Presidencia de la Asamblea debe asumir un compromiso de no bloquear agendas de género, ni de derechos humanos, ni minorías". Esto pone en entredicho que el bloque del PLN esté consolidado.

Por otro lado, Ottón Solís cuenta con los 13 votos de su fracción, seis del Frente Amplio (Gerardo Vargas Varela, Patricia Mora, Suray Carrillo, Francisco Camacho, Edgardo Arayo y José Ramírez), más cinco de la Unidad Social Cristiana (PUSC). Se trata del bloque afín al precandidato Rodolfo Piza y que está integrado por los legisladores Rosibel Ramos, Luis Vásquez, Gerardo Vargas Rojas, Johnny Leiva y William Alvarado. Es decir: 24 votos.

"Nosotros estamos tratando de sostener nuestra cuota. Unos están tratando de tener los votos parciales de algunas fracciones, yo estoy tratando de sustraer esos votos", dijo el oficialista Víctor Morales Zapata, quien hace campaña en favor de Solís, a pesar de las diferencias que los han separado en estos tres años.

El diputado agregó: "La elección es un conjunto de votaciones, podríamos ganar la presidencia y perder los demás puestos".

Bajo este panorama, nueve sufragios decisivos siguen en el aire.

Cuatro de ellos son diputados que rompieron con el partido que les concedió una curul. Son: Carlos Hernández, Jorge Arguedas y Ligia Fallas, del Frente Amplio, quienes se juntaron en un bloque con Carmen Quesada, que se independizó del Movimiento Libertario.

Este grupo descartó darle el apoyo a Ramírez o a Ottón Solís. Los cuatro aspiran a que la primera secretaria quede en manos de Quesada. Además, a las 2 p. m. le exigieron al PLN que quite a Ramírez como candidato y que impulse en su lugar a Karla Prendas, actual jefa de fracción verdiblanca.

Los cinco restantes son los libertarios: Otto Guevara, Natalia Díaz y José Alberto Alfaro; así como Óscar López, del Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE) y Mario Redondo, de Alianza Demócrata Cristiana.

Redondo asegura que no apoyará a un diputado que responda a los intereses de un candidato presidencial.

Mientras tanto, los libertarios están exigiendo que el PAC no pida obligatoriamente una vía rápida para tramitar nuevos impuestos.

A su llegada a la Asamblea Legislativa, Otto Guevara fue recibido la mañana de este 1.° de mayo por Ottón Solís.
A su llegada a la Asamblea Legislativa, Otto Guevara fue recibido la mañana de este 1.° de mayo por Ottón Solís.

Javier Cambronero, del partido de gobierno, sostuvo que ellos estarían dispuestos a no comprometerse con un trámite expedito.

Natalia Díaz manifestó que su fracción votará por compañero Alfaro en una primera ronda por la presidencia.

Óscar López, quien rompió el protocolo, vestido de casimir blanco, con camisa azul, se cotizaba en la mañana a la alta y sonaba como un voto garantizado en los dos bandos, de igual manera que pasa con los libertarios.

Con tinte electoral.

Toda esta vorágine de negociación se da en el último año de gestión de estos diputados, en plena campaña electoral. Tan es así, que de 57 diputados, seis aspiran a la presidencia de la República: Antonio Álvarez Desanti, del PLN; Fabricio Alvarado, de Restauración; Francisco Camacho y Edgardo Araya, del FA; Otto Guevara y Natalia Díaz, del Libertario; Mario Redondo, de Alianza Demócrata y Rafael Ortiz, del PUSC.

El jefe de la fracción socialcristiana, William Alvarado, acusó a Antonio Álvarez de impulsar al pastor evangélico y abogado, Gonzalo Ramírez, con fines político - electorales, dada su cercanía con el sector protestante.

"Hay mucha coincidencia en muchas cosas, habría que preguntarles a ellos por qué lo pusieron, pero es que lo pusieron con etiqueta, y además, asumiendo ellos dos secretarías. En principio, así fue como se planteó, hay muchas coincidencias, la esposa de Gonzalo ocupa la vicealcaldía con Johnny Araya. En estos días parece que hubo una actividad donde estuvo Gonzalo con Antonio Álvarez Desanti, lo acompañó a él en la secretaría (del Directorio), hay una afinidad familiar entre Gonzalo y el secretario general del PLN.

Gonzalo Ramírez, a su salida de la jefatura de fracción del PLN. Antonio Álvarez recordó que el acuerdo del bloque opositor era impulsar un candidato de un partido minoritario para el último año de esta administración.
Gonzalo Ramírez, a su salida de la jefatura de fracción del PLN. Antonio Álvarez recordó que el acuerdo del bloque opositor era impulsar un candidato de un partido minoritario para el último año de esta administración.

"Yo me imagino que Liberación se siente muy a gusto con Gonzalo, yo personalmente tengo una buena relación con él, pero habrá que preguntarle a él cuáles son los compromisos que tiene con Liberación para que lo etiquetaran como la única condición.

"Creo que Liberación se cree que ya va a ser Gobierno, entonces me imagino que quiere llegar con las arcas muy llenas, poniendo impuestos y una serie de condiciones con las que puedan gobernar", declaró Alvarado.

Según el legislador, para darle el apoyo a Ottón Solís, fue fundamental que el fundador del PAC reconociera la oposición del PUSC contra el paquete de impuestos. "Hemos reiterado nuestra posición de que primero debe avanzarse en el control efectivo del crecimiento desmedido del gasto público", dijo Alvarado.

A cambio de estos cinco votos para el PAC, el PUSC aspira a tener las dos secretarías del directorio y descarta el control de la comisión de Hacendarios, que hoy está en manos de la socialcristiana Rosibel Ramos.

Según Alvarado, el PAC pidió el control de ese órgano legislativo y el de Control de Ingreso y Gasto Público.

¿Una mujer para la presidencia?

Suray Carrillo, jefa del Frente Amplio cree que una figura femenina, en lugar de Ottón Solís, podría reunificar los intereses de su fracción.

"No lo hemos analizado a profundidad, pero si fuera una mujer la candidata, desde mi punto de vista, facilitaría mejor las negociaciones, si fuese una candidata a la Presidencia", dijo.

Según la legisladora, no descartarían otros nombres como el de Emilia Molina, del PAC, o la propia Carmen Quesada. "La misma Carmencita, creo que tiene ambiente", declaró Carrillo.

Al mediodía, el Plenario entró en su tercer receso, esta vez para el almuerzo. Álvarez Desanti decretó la suspensión de la sesión, pese a que el PAC adujo que estaba listo para votar.

A las 2 p. m. el presidente del Directorio ordenó una nueva suspensión, por lo que los legisladores regresarán hasta las 3:15 p. m.

Nota actualizada a las 10:03 p. m.