Por: Alexandra Araya M. 16 abril, 2014

A más tardar la próxima semana, los actuales ministros deberán contactar a sus recién nombrados sucesores con el fin de apurar la transición en el Gobierno.

Esa fue la recomendación de la mandataria Laura Chinchilla a los miembros de su gabinete en consideración al poco tiempo que queda para ese proceso.

El presidente electo Luis Guillermo Solís asumirá el 8 de mayo, es decir, apenas un mes después de haber ganado las elecciones en segunda ronda electoral.

“Según lo conversamos, y en nombre del interés nacional, está en nosotros facilitar lo que corresponda para garantizar una ordenada transición pese a las limitaciones de tiempo con que se cuenta. En este sentido, les agradecería proceder a establecer contacto con los jerarcas designados, para que fijen el procedimiento mediante el cual se procurará ese objetivo”, escribió Chinchilla en su cuenta oficial en la red social Facebook.

El mensaje fue enviado poco después de que Solís presentara el lunes a 16 de sus futuros ministros y cinco presidentes ejecutivos.

Entre ellos se encuentran los ministros de la Presidencia y Hacienda, así como el presidente del Banco Central, todas figuras clave en la próxima administración.

La mandataria solicitó a sus colaboradores entregar a los nuevos jerarcas un informe tanto de gestión como de ejecución presupuestaria y cualquier otro insumo que estimen conveniente.

A Solís le falta anunciar, entre otros, los nombramientos en los ministerios de Relaciones Exteriores, Justicia, y Vivienda, así como la presidencia de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer). Lo hará el 28 de abril, 10 días antes del traspaso.