Por: Rebeca Madrigal 9 septiembre

"Instrucciones superiores" de la Casa Presidencial, emitidas desde el 2014, contribuyeron a aprobar los cambios que el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) avaló en el reglamento de comercialización del cemento, en el 2015, a fin de permitir la importación del producto.

Así consta en el expediente del cemento que se encuentra en el MEIC y en las declaraciones que el exministro del Economía, Welmer Ramos, ofreció el viernes ante los diputados de la Comisión Especial Investigadora de los préstamos que el Banco de Costa Rica (BCR).

Casa Presidencial negó haber tenido una acción directa en la redacción del documento, pero reconoció que fue parte del proceso.

El 9 de diciembre del 2014, según un correo electrónico que se encuentra en el expediente del cemento, se le envió a los miembros del Órgano de Reglamentación Técnica del MEIC una propuesta de reglamento con 'instrucciones de la Presidencia de la República y del señor ministro del MEIC' para que, al día siguiente, hiciera las observaciones necesarias antes de someter el contenido a consulta pública.

Correo de envío de propuesta de reglamento al Órgano de Reglamentación Técnica
Correo de envío de propuesta de reglamento al Órgano de Reglamentación Técnica

La propuesta tomó por sorpresa a los actores de un comité de instituciones que, en esa época, analizaba una norma técnica de Instituto de Normas Técnicas (Inteco) que diera pie a un nuevo reglamento del cemento.

En este comité participaron las cementeras Holcim y Cemex, la Cámara Costarricense de la Construcción, el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme), y otras cámaras empresariales.

Durante el proceso de consulta, las cementeras le hicieron saber al ministro Ramos su disconformidad con los cambios propuestos, pues se estaba a la espera de una norma con estudios técnicos como el que elaboraba el Lanamme en cuanto a la duración del cemento.

Incluso, la Cámara Costarricense de la Construcción, que apoyaba los cambios, le manifestó al ministro en un oficio que detuviera la firma de las modificaciones a la espera del análisis del Lanamme, pero esa sugerencia fue ignorada.

Entes técnicos como el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA) también se opusieron a los cambios.

El MEIC defendió que las barreras que estaban impuestas no tenían sustento técnico y continuó con el proceso.

Los diputados cuestionaron al exministro Ramos por qué el importador de cemento chino, Juan Carlos Bolaños, trajo de China un cargamento de 15.000 de cemento desde el 19 de enero del 2015, según datos que dio el diputado Ottón Solís, aunque para ese entonces el reglamento apenas se encontraba en consulta pública. El exjerarca rechazó algún tipo de relación entre ese embarque y las reformas.

En la comparecencia de Ramos de este viernes, el exjerarca aseguró que la intervención de la Presidencia de la República se produjo en aras de una pronta aprobación de los cambios, los cuales fueron sellados el 9 de marzo de 2015.

El exministro dijo a La Nación que 'puede ser' que abogados de Casa Presidencial redactaran la propuesta, aunque en sus declaraciones hubo contradicciones.

Inicialmente, dijo que el reglamento había sido redactado por el Órgano de Reglamentación Técnica (ORT) y, después, señaló alguna incidencia de Zapote. Agregó que pudo surgir alguna propuesta de la Cámara Costarricense de la Construcción que fue la que, en al menos dos ocasiones, insistió al MEIC en hacer los cambios porque no había sustento técnico de mantener las barreras a la importación de cemento.

Por su parte, Marvin Carvajal, director jurídico de Casa Presidencial, afirmó: "En el caso concreto de las reformas que se hicieron en 2015 al Reglamento de cementos hidráulicos, la Dirección Jurídica de la Presidencia recibió un borrador por parte del MEIC para su revisión. Por ello, sostuvimos reuniones con don Welmer Ramos y con personal técnico del MEIC".

"El objetivo central fue evitar que la nueva regulación desprotegiera a los consumidores en temas de calidad y seguridad y, al mismo tiempo, asegurarnos que no impusiera barreras no arancelarias contrarias a las reglas de comercio internacional vigentes", continuó.

En las declaraciones que Ramos dio bajo juramento a los diputados señaló: "Presidencia lo que interviene es que publiquemos esto; claro que he hablado con el ministro de la Presidencia diciéndole que este reglamento lo tenemos que sacar rápido".

Ramos reconoció a La Nación que había 'gran efervecencia' por los cambios en la normativa. Se fundamentó, en reiteradas ocasiones, en las peticiones de las cámaras de Construcción y Comercio para validar la urgencia de hacer el cambio para evitar un aumento en el precio.

Las modificaciones al reglamento permitieron al importador de cemento chino, Juan Carlos Bolaños, comercializar su producto, al eliminarse las restricciones en cuanto a la caducidad y peso del producto.

El 13 de abril del 2015, Bolaños logró tener una reunión en Casa Presidencial con el exministro Ramos, el exministro de la Presidencia, Melvin Jiménez; y el presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), Iván Brenes, porque la CNE había impedido el uso del cemento chino para el dique de Nosara que le había contratado al grupo del empresario.

El 17 de abril, el MEIC autorizó el uso del producto y, al día siguiente, lo hizo la CNE.

La Fiscalía General y los diputados investigan un posible tráfico de influencias por funcionarios públicos y políticos en los procesos que se gestaron y que terminaron por facilitar a Bolaños la importación de cemento.