Por: Aarón Sequeira 18 septiembre, 2013

La comunidad judía costarricense repudió, por antisemita, el discurso del diputado Manrique Oviedo, del Partido Acción Ciudadana (PAC), en el plenario del Congreso.

Oviedo pronunció sus palabras en la discusión de un presupuesto extraordinario que da 7.000 millones al Gobierno para pagar prestaciones y bajar la planilla del Consejo Nacional de Producción (CNP).

El legislador atacó el viernes al segundo vicepresidente, Luis Liberman, por considerar que no protege los intereses de los agricultores y recalcó que “gran cantidad de los fondos de inversión están en manos de judíos” y, según él, miembros de esa comunidad se aprovechan “de la influencia política para sangrar al pueblo de Costa Rica”.

Gilbert Meltzer, presidente del Centro Israelita Sionista de Costa Rica, instó al presidente del Congreso, Luis Fernando Mendoza, a tomar acciones para que en el plenario no se repitan palabras de “intolerancia y antisemitismo”.

El presidente de la organización no gubernamental B’nai B’rith Costa Rica, Marcelo Burman, dijo que las palabras de Oviedo “atentan contra los principios básicos de una sociedad libre y democrática”.

El candidato presidencial del PAC, Luis Guillermo Solís, y su fundador, Ottón Solís , reaccionaron a lo dicho por el legislador.

Aunque dicen compartir la crítica contra Liberman como jerarca del Consejo Económico del Gobierno, repudiaron que sus acciones se liguen a su procedencia judía.

Ottón Solís opina que Liberman “ha cometido innumerables errores” y lo considera un “serio obstáculo para el país”, pero “ello nada tiene que ver con el hecho de que sea judío”.

Luis Guillermo Solís, en tanto, expresó que “don Manrique, con hidalguía, tiene la oportunidad de reconocer su error y enmendarlo”.

Pero, Oviedo confirmó ayer que no se arrepiente de los ataques y más bien reiteró que “una parte del sector judío, que tiene altísimas influencias en el sector político, las utiliza para beneficiarse, pero no tiene la misma vehemencia para defender a clases más vulnerables, como el sector agro y ganadero”.

El Consejo de Gobierno emitió ayer un pronunciamiento de solidaridad hacia Liberman y la ministra de Agricultura, Gloria Abraham, también citada en el ataque de Oviedo, por su manejo del sector agropecuario.