Por: Natasha Cambronero 23 julio, 2015

La Cancillería abrió este jueves un concurso público para llenar 21 plazas que tiene vacantes en embajadas, consulados y organismos internacionales. Sin embargo, enfrenta la crítica de la Asociación Costarricense de Diplomáticos de Carrera.

La Cancillería costarricense se mantiene al tanto de la situación de los dos costarricenses rescatados en el Pacífico. | ARCHIVO LN
La Cancillería costarricense se mantiene al tanto de la situación de los dos costarricenses rescatados en el Pacífico. | ARCHIVO LN

Hasta el próximo 6 de agosto recibirá atestados para los cargos de ministro consejero y cónsul general en Catar, Cuba, Ecuador, Shanghái (China), Houston (EE.UU.), República Dominicana y en el Reino de los Países Bajos (Holanda, Aruba, Curazao y San Martín).

También están vacantes las plazas de ministro consejero en El Salvador y ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Organización de Naciones Unidas (ONU), en Ginebra, Suiza.

El concurso además es para consejero y cónsul en Brasil, Panamá, Miami (EE.UU.), Nueva York (EE.UU.), Gran Bretaña, Cuba, Nicaragua y Australia.

Otras vacantes son la de primer secretario con funciones consulares en Austria, la de primer secretario ante la OEA y segundo secretario con funciones consulares en Nicaragua.

Por primera vez, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto opta por este mecanismo. Alega que en esos casos hubo inopia, es decir, que ningún funcionario de carrera diplomática se postuló para los cargos disponibles o bien, no cumplieron con los requisitos.

No obstante, la Asociación Costarricense de Diplomáticos de Carrera objetó la decisión. Para Shara Duncan, presidenta del grupo, este concurso abierto es una puesta para hacer 'nombramientos políticos' en cargos diplomáticos.

Por su parte, el canciller, Manuel González, aseguró que se inclinó por esta vía por transparencia y para evitar los nombramientos políticos.

“Buscamos desterrar prácticas oscuras, arbitrarias e injustas del pasado, a las que se recurrieron para nombrar amigos y allegados políticos, desatendiendo en varios casos la importancia de contar con personal en nuestro servicio diplomático y consular, idóneo y bien formado, en aquellos casos en que funcionarios de la carrera diplomática no concursen o no se tengan suficientes”, dijo González.

La Cancillería señaló que los nombramientos serán por un plazo corto y con vencimiento claro.

Oposición. El concurso público es objetado por la Asociación Costarricense de Diplomáticos de Carrera, la cual califica de “anómalo” este procedimiento.

En un comunicado de prensa, la organización alega que no existen criterios legales para realizar tal mecanismo de elección y que lo procedente era abrir un concurso de oposición, en el cual pudieran participar otros funcionarios de la Cancillería, que no forman parte del servicio exterior.

“La Asociación promueve la incorporación de personal deseosos de representar al país en el extranjero como diplomáticos de carrera. Sin embargo, esa incorporación tiene un procedimiento legal que no se puede ignorar (…). Se le ha insistido al ministro la necesidad de realizar un “concurso de oposición”, tal y como lo dispone la ley, para que el ministerio se dote de personal idóneo y permanente, y no político y temporal, como es el que resultaría del denominado “concurso público”, señala el comunicado.

Duncan sostuvo que, si la Cancillería considera que hay inopia, debió abrir un nuevo concurso de ingreso a la carrera diplomática, para elegir personas idóneas, que superen los diez exámanes que se deben superar, así como las pruebas psicométricas.