Presencia de diplomático cubano es clave por la influencia de La Habana sobre las posiciones políticas de Nicaragua

Por: Esteban Mata Blanco, Esteban Mata Blanco 24 noviembre, 2015
Reunión de los cancilleres del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), con la participación de diplomáticos de Colombia, Ecuador y México.
Reunión de los cancilleres del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), con la participación de diplomáticos de Colombia, Ecuador y México.

El diplomático cubano, Bruno Rodríguez Padilla, está presente en El Salvador para participar en la segunda cita de cancilleres que se reúnen este martes, para atender la crisis migratoria que tiene varados a cerca de 3.000 cubanos en Costa Rica.

Las reuniones se dan en el marco del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), con la participación de diplomáticos de Colombia, Ecuador y México.

Rodríguez, un abogado de 57 años, fue nombrado ministro de Relaciones Exteriores de Cuba el 2 de marzo de 2009, reemplazando a Felipe Pérez Roque en medio de un proceso de renovación de cuadros de mando dentro del gobierno cubano.

Su presencia en la cita de cancilleres es clave, en vista de la influencia que tiene La Habana sobre las posiciones políticas de Nicaragua.

El el representante cubano juega un papel medular en las dos reuniones extraordinarias que se realizan hoy, ante la cercanía ideológica y de cooperación entre Cuba y Nicaragua.

Entre el 19 y 20 de noviembre de este mes, Rodríguez visitó Ecuador y Nicaragua, donde se reunió con los mandatarios Rafael Correa y Daniel Ortega, respectivamente.

Precisamente es el gobierno de Nicaragua, comandado por Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, quien no permite el paso de los migrantes cubanos hacia Estados Unidos.

Managua mantiene una dura posición de frenar el ingreso de migrantes y acusa a Costa Rica de violentar su soberanía.

El flujo de migrantes cubanos se había dado con regularidad en los últimos tres años, luego de que se disparara la cantidad de disidentes del régimen de Raúl Castro que busca vida en Estados Unidos, acelerado por los acercamientos diplomáticos entre ambas naciones.

Esta situación disparó el tráfico ilegal de personas a cargo de redes de coyotaje que operan en toda la ruta desde Ecuador hasta EE.UU., pasando por Colombia, América Central y México.

Por su parte, la posición de Costa Rica se mantiene en función de abrir un corredor humanitario, para evitar que los migrantes caigan en manos de redes de coyotes, como había venido sucediendo hasta este mes de noviembre, dijo esta mañana el canciller Manuel González.