Por: Gerardo Ruiz R. 1 septiembre
La presidenta del PAC, Margarita Bolaños (der.), suscribió una carta junto con el candidato presidencial del partido, Carlos Alvarado, en la que le solicitan al presidente Luis Guillermo Solís que el Poder Ejecutivo corte toda relación con el diputado Víctor Morales Zapata.
La presidenta del PAC, Margarita Bolaños (der.), suscribió una carta junto con el candidato presidencial del partido, Carlos Alvarado, en la que le solicitan al presidente Luis Guillermo Solís que el Poder Ejecutivo corte toda relación con el diputado Víctor Morales Zapata.

San José

El candidato presidencial del Partido Acción Cudadana (PAC), Carlos Alvarado, y la presidenta del Comité Ejecutivo de esa agrupación, Margarita Bolaños, le enviaron este viernes una carta al presidente de la República, Luis Guillermo Solís, en la que le solicitan "romper relaciones" con el diputado Víctor Morales Zapata.

La carta fue distribuida desde el correo oficial de la fracción legislativa del PAC. En ella, Alvarado y Bolaños le informaron formalmente al mandatario que el jueves le pidieron en público a Morales que renuncie a la curul legislativa, debido a sus vínculos con el empresario Juan Carlos Bolaños.

Esa persona está en medio de un escándalo por la forma en que obtuvo un crédito por $20 millones en el Banco de Costa Rica (BCR) para importar cemento desde China. En los últimos días, se reveló primero que una persona que figura como director en cuatro sociedades de Bolaños le gestionó unas vacaciones al diputado Morales y, luego, que el parlamentario del PAC llamó al presidente ejecutivo de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) para consultarle las razones por las que la institución estaba reteniendo un pago a una de las firmas del consorcio de Bolaños.

"Ante estas dudas, y siendo consistentes con los precedentes establecidos por esta Administración en otros casos y con los valores defendidos por el Partido Acción Ciudadana, le hicimos solicitud pública a Víctor Morales Zapata que renuncie a su cargo como diputado para hacer frente a las investigaciones. De igual manera, le solicitamos señor presidente, que se instruya al Ejecutivo a romper relaciones con el diputado en cuestión", se lee en la carta.

Las autoridades del PAC afirmaron, en su mensaje al mandatario, que consideran indispensable actuar con contudencia en este caso, para mantener la confianza de la ciudadanía mientras se realizan las investigaciones.

Después de que ayer el candidato presidencial del PAC le solicitó la renuncia a su cargo de diputado a Morales Zapata, este emitió un pronunciamiento público en el que cuestionó al aspirante presidencial y dio a entender que no acatará su llamado a dimitir de la diputación, pues cree que no actuó mal al interceder por Juan Carlos Bolaños ante la CNE.

Según el congresista, el candidato no se tomó el tiempo de revisar las aclaraciones que él hizo a principios de semana sobre el pago de sus vacaciones en la Navidad del 2015, por parte de un colaborador del empresario cementero.

De igual forma, acusó al aspirante presidencial de aprovechar la conyuntura para "distanciarse de un proyecto que fue aprobado incluso en el Plan Nacional de Desarrollo, cuando él mismo era ministro de Estado".

"Lamento el proceder del candidato ante aseveraciones realizadas en una comisión (legislativa) que aún no termina su labor y que evidencia un lamentable asesoramiento comunicacional de su equipo de campaña", dijo Morales.

Los nexos entre Morales Zapata y Juan Carlos Bolaños enojaron no solo a la cúpula del PAC, sino, también, a sus compañeros de fracción. Al menos cuatro de los 13 diputados rojiamarillos dijeron que respaldarán la petición de renuncia que el candidato Alvarado le hizo a Morales Zapata.

Igual que el abanderado presidencial, los diputados Franklin Corella, Marcela Guerrero y Marco Vinicio Redondo, creen que en el caso de Morales Zapata el partido y la bancada está obligados a actuar con contundencia.

En la carta de este viernes a Luis Guillermo Solís, Margarita Bolaños y Alvarado le solicitaron al mandatario destituir también a todos aquellos funcionarios públicos a los que se les demuestren vínculos con el caso del cemento chino, por temer un presunto tráfico de influencias.