Por: Aarón Sequeira 13 mayo, 2014

Los diputados están muy cerca de llegar a un acuerdo para fijar su aumento salarial anual: utilizarían como referencia la inflación del año anterior.

Un proyecto para regular su remuneración es la prioridad de las fracciones en el inicio de labores.

Tanto es así que los jefes de las bancadas mayoritarias afinaban ayer la fórmula idónea para el incremento de los 57 legisladores.

En la actualidad, los congresistas reciben un 5% de alza salarial en mayo, mientras que en noviembre se les asigna otro 5%.

Liberación Nacional (PLN), Acción Ciudadana (PAC), el Frente Amplio y la Unidad Social Cristiana (PUSC) estudian tres opciones para establecer su incremento salarial, pero todas sujetas a la variación en los precios.

Las dos primeras proponen fijar el aumento de acuerdo al comportamiento del índice de precios al consumidor (IPC) del año anterior. Una plantea que el alza no tenga tope, mientras la segunda que no supere el 10%, aunque la inflación sea mayor a ese porcentaje

La tercera iniciativa es de Ottón Solís, de Acción Ciudadana, y sugiere que se dé un incremento a los congresistas cuando la inflación acumulada sea del 15%.

En el 2013, la inflación fue un 3,7% y se estima un 4% (más o menos un punto porcentual) en 2014.

Juan Luis Jiménez, jefe del PLN; Gerardo Vargas, del FA, y Rafael Ortiz, del PUSC, coinciden en utilizar el modelo con base en el IPC, pero sin fijar un tope.

Humberto Vargas, del PUSC, pidió que lo presupuestado para los aumentos del 2014 se reasigne al régimen de Invalidez, Vejez y Muerte de la Caja de Seguro Social. El monto sería de ¢50 millones.