Busca responder a necesidades de seis diferentes áreas

Por: Hugo Solano 25 junio, 2013

Con un presupuesto extraordinario de ¢54.139 millones que el Gobierno remitió a la Asamblea Legislativa se busca paliar necesidades en seis áreas diferentes entre ellas la nueva carretera a San Carlos, el servicio del tren entre San José y Alajuela, así como la atención de las necesidades de los caficultores por el ataque de la roya.

El ministro de la Presidencia, Carlos Ricardo Benavides, hizo el anuncio después del Consejo de Gobierno.

Un total de ¢1.500 millones se girarán al Instituto Costarricense de Ferrocarriles, (Incofer) para el proyecto del servicio del tren entre San José y Alajuela.

Para que el tren llegue a Alajuela se disponen ¢1.500 millones.
Para que el tren llegue a Alajuela se disponen ¢1.500 millones.

La nueva carretera a San Carlos recibirá ¢5.000 millones a efecto de que el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) adelante lo más posible esa vía. Esa entidad recibe otros ¢25.000 millones para mantenimiento del resto de vías a su cargo.

La mayor parte de ese presupuesto serán los ¢20 mil millones que se usarán para combatir el problema de la roya del café, de acuerdo con el Decreto de Emergencia firmado por el Gobierno para atender la problemática de gran cantidad de productores del grano que meses atrás se vieron afectados por esa enfermedad de los cafetos.

El impuesto a los casinos generó ¢986 millones y, de acuerdo con la legislación vigente, el 70% de ese monto se destinará a infraestructura penitenciaria del país y el resto para atender las necesidades de los cuerpos policiales (30%).

Para el sector deportivo se destina una partida de ¢920 millones, los cuales se utilizarán para que el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (Icoder) prepare y entrene a los atletas nacionales en diferentes disciplinas.

Hay ¢733 millones que serán para combatir la trata de personas mediante proyectos dirigidos por el Ministerio de Seguridad en él ámbito de Migración y Extranjería.

El proyecto queda a la espera de ser ratificado por los diputados para que, posteriormente, el Ministerio de Hacienda destine los dineros a las diferentes áreas.