Rolando González y Sigifredo Aiza se atribuyen consciencia social del Partido

Por: Gerardo Ruiz R. 29 marzo

Antonio Álvarez y José María Figueres utilizaron el debate de anoche entre precandidatos de Liberación Nacional (PLN) para intentar hundir el buque del otro en vísperas de la convención interna este domingo.

En esta ocasión, los aspirantes del PLN fueron convocados por Noticias Repretel.

Durante la actividad, que el noticiero de canal 6 bautizó como el “Debate Final”, Álvarez y Figueres se reprocharon hechos de su pasado político con más vehemencia que nunca.

En el caso del diputado Álvarez, enfatizó en que Figueres llegará a la elección verdiblanca con un fardo de dudas pendientes de aclarar sobre porqué recibió $906.000 en el 2004 de parte de la empresa francesa Alcatel.

“No ha sido posible ver en qué consistieron los trabajos (de Figueres a Alcatel), no se hicieron reportes. Todavía debe aclarárselo a Costa Rica (...). Usted no tiene la estatura moral para ser el candidato del PLN”, recriminó Álvarez al ser consultado sobre si le creía a Figueres las explicaciones que ha dado en torno al caso ICE-Alcatel.

Después, el expresidente le devolvió el ataque al desvirtuar su alianza con el arismo, ventilando, otra vez, que en el pasado el congresista abandonó el PLN, disgustado por el control que Óscar y Rodrigo Arias ejercían en la cúpula partidaria.

“Por eso es que usted ‘Toño’ es el sempiterno candidato, por sus inconsecuencias ¿A cuál ‘Toño’ le creemos? ¿Al que dijo que el PLN era un cucarachero y critica a los Arias, o al que ahora los alaba?”, le reclamó.

En medio de la discusión estuvieron los otros dos precandidatos, Rolando González y Sigifredo Aiza, quienes se sumaron a los ataques, tanto a Figueres como a Álvarez, aunque se notaron más proclives a golpear al segundo con sus comentarios.

Eso sí, entre ellos no se tocaron y más bien se repartieron el rol de ser la “consciencia” social del partido.

González, por ejemplo, les reclamó a Figueres y a Álvarez por una disculpa que, afirmó, ambos todavía les adeudan a los liberacionistas.

“La explicación no ha sido dada al PLN, como un acto ante el partido, ante su Asamblea Nacional. Es una deuda pendiente”, manifestó González a Figueres sobre el lío Alcatel.

También hubo regaño de su parte para Álvarez.

“No ha tenido humildad, ni le ha pedido perdón al pueblo liberacionista, no ha limpiado la agresión de la que nos hizo víctimas”, afirmó.

Al final, la deuda que dejaron sin pagar los cuatro aspirantes fue la de propuestas concretas para afrontar los problemas nacionales de fondo, pues consumieron todo el tiempo en señalarse errores.

Según la última encuesta del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP), de la Universidad de Costa Rica (UCR), tan solo un 17% de 729 encuestados entre febrero y marzo pasados, dijeron estar convencidos de votar en la convención del PLN. No obstante, la cúpula del partido espera 350.000 electores y quiere evitar una segunda ronda para escoger candidato.