Pese a opiniones negativas, Asamblea Nacional avaló cobro de ¢4.225 millones

Por: Aarón Sequeira 7 septiembre, 2014
La asamblea nacional del PAC tuvo problemas para sostener el cuórum de 41 miembros en la sesión de ayer, convocada para analizar los gastos de la campaña electoral. | FABIÁN HERNÁNDEZ
La asamblea nacional del PAC tuvo problemas para sostener el cuórum de 41 miembros en la sesión de ayer, convocada para analizar los gastos de la campaña electoral. | FABIÁN HERNÁNDEZ

La asamblea nacional del PAC aprobó ayer el informe de gastos de campaña que la extesorera Leda Zamora presentó al TSE. La cita se realizó en un ambiente desordenado, a tres días de la renuncia del presidente del comité ejecutivo, Rodrigo Alberto Carazo.

Ese informe certificó, el 7 de agosto, gastos del Partido Acción Ciudadana (PAC) para todo el proceso electoral por ¢4.225 millones, incluidos los pagos para la primera ronda, del 2 de febrero, y para la segunda, del 6 de abril.

Antes de aprobar la rendición de cuentas de Zamora, en la misma sesión del órgano partidario, el grupo de trabajo constituido expresamente para analizar el informe de la tesorería presentó un criterio negativo sobre los gastos de la campaña de Luis Guillermo Solís.

Según Óscar Fernández, vocero de ese grupo, los pagos al estratega Iván Barrantes, a la productora Jaulares, T&M Textiles, Parabrisas del Sur y al abogado Jorge Sibaja se pueden ver como un “despilfarro”.

Fernández explicó que en el informe de Zamora faltaban muchos datos y añadió que hubo falta de controles de parte del anterior comité ejecutivo, integrado por Olivier Pérez, Olga Marta Sánchez y Leda Zamora.

La exdiputada y asambleísta Sadie Bravo apoyó el criterio del grupo y condenó que los principios de austeridad hubieran cambiado en su partido, con el objetivo de lograr la victoria en los comicios.

Mariano Salas (de barba), asesor del ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, y Verónica Fernández (de rayas), asistente personal de Luis Guillermo Solís, son asambleístas del PAC. | FABIÁN HERNÁNDEZ
Mariano Salas (de barba), asesor del ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, y Verónica Fernández (de rayas), asistente personal de Luis Guillermo Solís, son asambleístas del PAC. | FABIÁN HERNÁNDEZ

Frente a frente. Al conocer el informe del grupo investigador, varios asambleístas condenaron el análisis como subjetivo y falto de rigurosidad, mientras los autores del estudio lo defendieron.

“Al informe le faltó rigurosidad y criterios técnicos. No se puede afirmar tan a la ligera que hubiera mala fe en los pagos”, dijo la asambleísta Laura Guido.

Otros miembros del grupo partidario sí se mostraron preocupados por supuestas inconsistencias, y, aunque sugirieron que se pida una nueva auditoría externa, esta opinión no tuvo apoyo.

Expulsión de Sibaja. Antes de concluir por la pérdida del cuórum, la asamblea partidaria logró aprobar un acuerdo en que solicita al Tribunal de Ética del PAC iniciar un proceso para la expulsión del abogado Jorge Sibaja.

Sibaja es delegado cantonal en Desamparados (San José), dio servicios de autenticación de documentos al partido en campaña y cobró por ello ¢277 millones.

Jorge Sibaja también es investigado por el Ministerio Público por vínculos con un supuesto fraude contra la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

La asamblea del PAC también acordó pedirle a Sibaja que abandone todos los órganos partidarios.

En la asamblea se conoció la renuncia de Rodrigo Alberto Carazo a la presidencia del PAC.