Verdiblancos defienden acuerdo con Gobierno y dicen que fue transparente

Por: Aarón Sequeira 27 noviembre, 2015

La alianza opositora, que desde mayo pasado controla el Directorio de la Asamblea Legislativa y todas las comisiones parlamentarias, está en peligro.

Socava la estabilidad de ese grupo de oposición el apoyo de los 18 diputados del Partido Liberación Nacional (PLN) al Presupuesto Nacional del 2016, concretado en una votación de 32 contra 13, el lunes pasado, en primer debate, y de 34 contra 10 ayer en segunda votación.

La discusión estuvo marcada por numerosos ataques del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) a Liberación, pues lo acusa de hacer un “pacto oscuro” con Acción Ciudadana (PAC) y el Frente Amplio.

“Hoy, este país necesita un minuto de silencio por lo que ustedes están haciendo, porque, descaradamente, lo que ustedes hoy le están haciendo a este país, no tiene nombre”, les dijo a los verdiblancos la socialcristiana Rosibel Ramos, quien preside la Comisión de Asuntos Hacendarios.

Acuerdo. Con el apoyo de los 14 verdiblancos presentes al momento de la votación, además de seis congresistas del Frente Amplio y un socialcristiano, el Gobierno logró una autorización de gastos para el próximo año hasta por ¢8 billones, ¢220.000 millones más que el Presupuesto del 2015.

El diputado del PUSC, Luis Vásquez, votó contra el Presupuesto del 2016, pero su compañero Jorge Rodríguez estuvo a favor. | DIANA MÉNDEZ
El diputado del PUSC, Luis Vásquez, votó contra el Presupuesto del 2016, pero su compañero Jorge Rodríguez estuvo a favor. | DIANA MÉNDEZ

Antes del ataque del día de la votación, el rojiazul Gerardo Vargas les había reclamado al PLN y a Rolando González, principal impulsor del acuerdo con el PAC, que en abril se había pactado una posición más responsable sobre los gastos del Ejecutivo.

“El objetivo cuarto del documento nos comprometió a ‘racionalizar el gasto público y a establecer reglas fiscales’ mediante un consenso para la eliminación de gastos superfluos, la racionalización de los superávits y el recorte en el presupuesto ordinario, en caso de que este no reflejara la realidad económica”, manifestó Vargas en un artículo de opinión, el 5 de noviembre.

Transparencia. Ante los ataques constantes de los socialcristianos en el plenario, Rolando González (PLN) defendió el acuerdo con el Gobierno y negó que fuera algún tipo de pacto oscuro.

“Mientras que en el caso del PLN hay un acuerdo unánime, en el PUSC hay una división interna”, dijo el congresista.

Añadió que Liberación reconoció públicamente que había un pacto, de previo a la votación, mientras que el exjefe de la Unidad, Rafael Ortiz, negoció directamente con el Gobierno, el año pasado, a última hora, poco antes de la votación del segundo debate del Presupuesto 2015.