Para Alberto Cañas, el presidente Luis Guillermo Solís empezó su gobierno con firmeza y lo demostró en la huelga de maestros, pero se equivocó al izar la bandera de la diversidad sexual en Zapote.

Por: Diego Castillo 14 junio, 2014
JORGE NAVARRO
JORGE NAVARRO

Alberto Cañas Escalante, fundador y expresidente del Partido Acción Ciudadana (PAC), cree que el mandatario Luis Guillermo Solís empezó su gobierno con firmeza, con excepción de una “metida de pata, pero pequeña”.

Cañas, de 94 años, alabó el manejo de la huelga de educadores por parte del primer gobernante que el PAC logra colocar en Zapote, pero consideró que haber izado la bandera de la diversidad sexual, junto a la de Costa Rica, en Casa Presidencial, pudo ser un error.

El también exdiputado invitó a los otros partidos a tener una actitud patriota con Solís en lugar de ejercer una oposición sistemática, pero advirtió de que el presidente tendrá que dar algo a cambio.

Este es un extracto de una entrevista concedida el 3 de junio.

¿Qué opina de la forma como enfrentó el presidente Luis Guillermo Solís el problema de la falta de pago de los educadores?

Me parece que, como todo lo que él ataca, lo ha hecho con firmeza y tratando de acertar. La prueba es que los maestros le han aceptado lo que él propuso.

¿Entonces Solís ha tenido un buen manejo político en sus primeras semanas como presidente de la República?

Yo creo que sí.

¿Se ha equivocado en algo o más bien ha tenido buen...

La prensa tiene unas ganas de que uno diga que se equivocó...

¿O ha acertado?

Lo más serio que ha afrontado ha sido la huelga y lo ha resuelto con inteligencia. Es que parece que la prensa tiene muchas ganas de que se equivoque, para írsele al cuerpo, porque de eso se alimenta la prensa de Costa Rica.

El asunto de haber izado la bandera de la diversidad junto al pabellón nacional, en Casa Presidencial, creó mucha polémica...

Me viene flojo.

¿Le parece que fue una decisión acertada?

Puede ser una pequeña metida de pata del presidente. Yo diría que es una metida de pata del presidente, pero pequeña. Ya pasó.

¿Cree que se le dio demasiada importancia?

Poco les faltó para meterle fuego al volcán Irazú. Ahora, yo creo que, eventualmente, el país va a tener que tomar una actitud diferente con respecto a las personas de orientación homosexual. No son delincuentes y se les ha visto con horror y con desprecio.

”Creo que el mundo está cambiando y que la humanidad se está dando cuenta de que son seres humanos, tan humanos como cualquiera, y que tienen derecho a que no se les crea inferiores por el hecho de tener una orientación sexual que pocos comparten”.

¿Le parece acertado el nombramiento de Mariano Figueres en la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS)?

Me parece que sí. Él es un hombre inteligente, enérgico, con el que no se juega y que ha demostrado a lo largo de la vida tener carácter.

Esta administración no cuenta con el mayor número de diputados en la Asamblea Legislativa. ¿Podrá el Gobierno sacar los proyectos primordiales para el país?

Si el presidente se maneja inteligentemente y los demás partidos políticos son patriotas, el país puede salir adelante.

”Lo que pasa es que los otros partidos tienen que darse cuenta de que en estos momentos lo peor que se puede hacer es oposición sistemática. No es cuestión de que todos los partidos solo lo apoyen a él (al presidente); él tiene que dar algo a cambio y eso es el apoyo a ideas de otros partidos”.

¿Es clave para eso el apoyo de la Unidad y del Frente Amplio?

De los que estén dispuestos a ayudar.

¿Cuál será el papel de Liberación Nacional?

El equipo que está mandando en Liberación ni me gusta ni me convence, me parece mediocre. No sé si, de pronto, pueden reaccionar y actuar con brillo. Sería bueno para el país.

Con el pasar de los años, ¿podría el PAC perder el rumbo?

No sé. ¿Me ve cara de profeta?

Entonces, para tenerlo más cercano: el PAC ha hablado mucho de sus ideales, como la transparencia y atacar la corrupción. ¿Cree que eso se podrá mantener en los cuatro años de Gobierno?

Yo creo que sí, porque las pruebas de habilidad que ha dado el presidente no tienen precedentes. A mí me ha dejado boquiabierto cómo maneja las cosas. Vea cómo la huelga de maestros se acabó.

Pero duró cuatro semanas.

¿Qué? ¿Qué quería? ¿Qué durara 24 horas? Es una huelga de maestros, es una cosa muy seria. Ya llegó a su final, ya se habló, ya se conversó. Ahora viene la capacidad del presidente para encontrar una solución definitiva; ese es el capítulo segundo de la novela, vamos a ver si lo consigue.

¿Hay muchos miembros del PUSC en el Gobierno?

Este Gobierno necesita tener gente de distintos partidos, dada su flaqueza legislativa. Es muy flaco legislativamente; necesita reforzarse y la manera más evidente de hacer eso es poniendo en el gabinete a gente de los otros partidos que se puedan convertir en aliados.

¿Con cuáles no puede contar?

Es probable que haya algunos partidos con los que él no puede contar, y que más bien quieren que fracase. Es natural dentro de la cantidad de partidos, partiditos y partiduchos que hay aquí, que quieren que el Gobierno fracase.

¿Podría Ottón Solís ser una incomodidad para el presidente?

Eso depende de él. Depende de cómo se comporte. Si empieza a portarse mal, es un problema para el Gobierno. Si no empieza a portarse mal, no es un problema para el Gobierno.

La figura del presidente de la República se ha desgastado mucho en los últimos gobiernos. ¿Podría Luis Guillermo Solís levantar esa imagen?

Es que los último ocho años han sido lamentables. Estamos esperando que un cambio sea bueno; los que votamos por un cambio esperamos que el cambio sea bueno, no el mismo desastre de los últimos ocho años.

¿Podría entonces Luis Guillermo Solís mejorar la imagen presidencial?

Tiene las condiciones, el talento, el carácter, la prudencia. Todo lo que ha hecho en su breve carrera política ha sido inteligente. No le he visto una metida de pata considerable; el disparate ese de la banderita, nada más, pero no son los disparates los que deciden la calidad de un Gobierno.

Su nieto, Sebastián Urbina Cañas, fue nombrado como viceministro de Transportes. ¿Considera que él tiene la capacidad para realizar una buena labor en un ministerio tan complejo y polémico?

¿Y por qué va a ser yo él que lo sepa?

¿Uste lo conoce no?

Sí lo conozco, es mi nieto, es muy aficionado a la política. No he tenido la menor participación en su nombramiento como viceministro. Lo conozco como un muchacho muy inteligente y muy bien preparado y, sobre todo, muy interesado en la cosa política. Vino a pedirme consejos, le dí los mejores que pude.

¿Cuáles consejos le dio?

Manéjese con cuidado. Ese fue el principal consejo que le dí, porque no se sabe cuál es la gente que está ahí, gente que viene de un gobierno anterior que perdió las elecciones, y pueden haber personas que estén muy indignadas.