Debates, anuncios, visitas y saludos de candidatos no calan en decepcionados

Por: Mercedes Agüero 30 diciembre, 2013
Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Setenta y cinco días de campaña electoral, con debates, anuncios y recorridos de los candidatos por calles y mercados, no les han hecho ni “cosquillas” a los abstencionistas. Si las elecciones fueran mañana, ellos no acudirían a las urnas.

La Nación contactó por segunda ocasión a un grupo de ciudadanos que asegura no votarán el 2 de febrero para saber si han cambiado de opinión desde que fueron entrevistados para una nota publicada el pasado 27 de octubre. De ellos, no fue posible ubicar a dos: Rosa Alfaro y Jocksen Mena.

Pero la situación no ha variado para Rafael Valverde, Mario Coto, José Montero, Balsamina Chinchilla, Estrella Zúñiga, Geovanni Peñaranda y José Vega.

La poca credibilidad hacia los políticos, la falta de compromiso con los más pobres y la carencia de propuestas novedosas son algunas de las razones que dan para ser parte del 32% de ticos que se abstendrá de votar, según la última encuesta de Unimer para La Nación .

Con 13 candidatos postulados a Zapote, el menú político es de los más variados de la historia reciente. Sin embargo, para los apáticos todo es más de lo mismo.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

“Ninguno (de los candidatos) me llama la atención. Siempre prometen y prometen y nada que hacen”, afirma Rafael Valverde, vecino de Aserrí, de tradición liberacionista, pero que en esta ocasión está resfriado con la política.

Pero sin descartar del todo votar, Valverde ve “con proyección” a José María Villalta, del Frente Amplio, a la vez que considera como “capaz” a Johnny Araya, del Partido Liberación Nacional (PLN), “porque así lo demostró en la Municipalidad de San José”, alega.

En Desamparados, Estrella Zúñiga, asegura que no siente sinceridad de parte de ninguno de los aspirantes a la Presidencia. Cree que no ofrecen nada para ayudar a los más pobres, así que cuestiona: “Entonces, ¿para que ir a votar?”.

Mario Coto, ingeniero industrial convertido en panadero en Oreamuno de Cartago, ve una “crisis terrible”.

“¡No hay por quién votar! Ninguno me ha convencido”, señala Coto, para quien un buen comienzo de cualquier gobierno sería quitar la inmunidad a diputados y ministros para que sean investigados si cometen una falta.

En Alajuela, el oficial de seguridad José Vega, se declara más interesado en la política y hasta le parece atractivo el tono que ha tenido la campaña, aunque eso no garantiza que acuda a las urnas.

“Villalta y Araya han intentando llamar la atención. Estoy viendo sus propuestas para ver si hay alguna alternativa para votar”, dice.