El diputado alega que la primera sesión del 1.º de mayo, en la cual se eligen las autoridades del Directorio legislativo, se extiende demasiado y obliga al mandatario a apurar su mensaje

Por: Aarón Sequeira 7 julio, 2015
Luis Guillermo Solís leyó su discurso de 35 páginas entre las 8:30 p. m y las 9:55 p. m. En la mesa, el diputado Juan Marín y el presidente del TSE, Luis Antonio Sobrado, además de la primera dama, Mercedes Peñas. En frente, diputados, ministros e invitados especiales. | EYLEEN VARGAS
Luis Guillermo Solís leyó su discurso de 35 páginas entre las 8:30 p. m y las 9:55 p. m. En la mesa, el diputado Juan Marín y el presidente del TSE, Luis Antonio Sobrado, además de la primera dama, Mercedes Peñas. En frente, diputados, ministros e invitados especiales. | EYLEEN VARGAS

Un proyecto de reforma al Reglamento de la Asamblea Legislativa pretende cambiar la fecha de la presentación del informe presidencial ante los diputados, para que en lugar de que sea el 1.º de mayo, se lea el día siguiente.

La propuesta es de Mario Redondo, de Alianza Demócrata Cristiana, quien considera que la primera sesión solemne de cada legislatura se extiende demasiado y eso "atropella" el discurso del presidente.

Esa primera sesión, convocada para las 9 a. m., se extiende por las seis elecciones de cada uno de los miembros del Directorio legislativo, los discursos de los jefes de las nueve fracciones políticas (en el caso de este periodo) y el de aceptación del nombramiento que hace el presidente del Congreso.

A eso se suman los recesos que las bancadas puedan tomarse para las negociaciones de votos y para sus respectivas comidas.

Para el pasado 1.º de mayo, por ejemplo, la primera sesión se extendió hasta casi las 7 de la noche. Eso implicó que Luis Guillermo Solís empezara su primer informe al país pasadas las 8 p. m. y concluyera cerca de las 10 p. m.

De hecho, esa reforma fue aprobada de forma unánime por la Comisión de Reglamento del parlamento, donde se representan todas las fracciones políticas, este lunes.

De ahí, solo le queda pasar al plenario para su discusión durante la primera parte de la sesión.

"El objetivo es darle la oportunidad y el espacio para que el informe sobre el estado de la nación pueda ser atendido con la entereza que requiere", dijo Redondo.

El diputado apuntó que a partir del 2000, las sesiones son más intensas y largas, porque "la dinámica legislativa ha cambiado".