Al menos 511.000 servicios residenciales se verían con tarifas por bloques de consumo

Por: Juan Fernando Lara 3 septiembre
El 35% de familias que pagarían más se localiza principalmente en el Gran Área Metropolitana y equivalen a 511.000 servicios conforme estadísticas de la Intendencia de Energía a diciembre del 2016. (Imagen con fines ilustrativos).
El 35% de familias que pagarían más se localiza principalmente en el Gran Área Metropolitana y equivalen a 511.000 servicios conforme estadísticas de la Intendencia de Energía a diciembre del 2016. (Imagen con fines ilustrativos).

San José.

La propuesta de cobrar la electricidad residencial mediante cinco bloques de consumo, en vez de dos como es hoy, haría que 35% de hogares paguen más por la misma energía consumida según la iniciativa de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

El plan cambiaría la cobranza mensual de las ocho empresas distribuidoras del servicio para 1.484.000 hogares pues cada rango de consumo recibiría una tarifa diferenciada tanto en cargos fijos como en precio por kilovatio hora (KWh).

El 35% de familias que pagarían más se localiza principalmente en el Gran Área Metropolitana y equivalen a 511.000 servicios, conforme estadísticas de la Intendencia de Energía a diciembre del 2016.

El proyecto se tramita bajo el expediente ET-043-2017 y se discutirá en audiencia pública el 11 de setiembre.

La iniciativa, ha dicho Aresep, no tiene relación con el programa del Poder Ejecutivo de subsidiar la electricidad de familias en pobreza y pobreza extrema. Estas familias suman unos 53.000 hogares y solo representan 3,5% de los servicios residenciales. La iniciativa de Aresep apunta al 100% del país.

Por su nivel de consumo, el 35% de hogares mencionado se situaría en los rangos de cobro más altos (3, 4 y 5). El 65% de abonados restante (962.000 servicios) estará en los bloques más cómodos al bolsillo (1 y 2).

Quienes sentirán una subida en el recibo mensual serán principalmente abonados del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y de su subsidiaria, la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) pues, entre ambos, acumulan 77% del mercado residencial (1.138.000 servicios).

Hasta hoy, la electricidad de las casas se cobra con tarifas que consideran dos bloques de consumo: uno inferior a 200 kWh y de 201 kWh en adelante.

En el caso del ICE, por ejemplo, los cargos fijos del servicio para el rango 1 (bloque de 0 a 145 KWh al mes) quedarían en ¢1.127. Ese mismo rubro sería de casi ¢3.000 en el bloque 3 (196 a 255 KWh) y, en los segmentos 4 y 5, los cargos fijos subirían a ¢4.161 y ¢8.844; respectivamente.

Conozca las nuevas tarifas
Conozca las nuevas tarifas

Cada empresa distribuidora tendrá la misma estructura de cobro en cinco grupos, lo que, según la Aresep, busca incentivar el ahorro en los hogares de mayor consumo y premiar a quienes hoy ya utilizan poca energía.

La idea ha generado diversas reacciones entre los consumidores, en una consulta que hizo La Nación en su perfil en Facebook.

"Excelente, que se premie a quienes evitan el desperdicio. Hay familias que invierten en linea blanca y electrodomésticos de bajo consumo, evitan utilizar aire acondicionado y secadora de ropa en la medida de lo posible, invierten en luces LED y todo esto debería recompensarse", escribió Alberto Mora.

"O sea que, si una familia gasta más, terminará subsidiando al resto. Eso si importar la razón del gasto extra. Mejor que cada uno pague lo que gasta y listo. Es lo justo y es simple", expresó por su parte Antonio Slon Conejo.

Correcciones

En Costa Rica, los abonados residenciales representan 87% de todos de abonados al Sistema Eléctrico Nacional. El 13% restante son usuarios comerciales, industriales e instalaciones con necesidades de voltaje distintas.

Ese 87% equivale a 1.484.000 hogares a diciembre del 2016, según estadísticas de la Aresep. Este sector consumió 3.679 gigavatios el año anterior; 40% de toda la demanda nacional de energía del 2016.

De acuerdo con la Aresep, la estructura tarifaria de los hogares ha permanecido "prácticamente invariable" en los últimos 20 años, y así destaca en el expediente ET-043-2017 de la Intendencia de Energía de la entidad.

En esas dos décadas, la cantidad de abonados residenciales creció 75% a un ritmo interanual de 3,2% y dicho cambio demográfico obliga ahora a ajustar los bloques de cobro tarifario porque, con los años, también variaron los patrones de consumo.

Para facilitar la comprensión de cómo variaría el cobro, la Aresep lanzó en su página web una calculadora de consumo que detalla el nivel promedio de uso de energía, el costo actual de esa energía y la variación económica derivada del cambio en el modelo.

La herramienta permite conocer cómo ha sido el consumo promedio en los primeros meses de este año utilizando un sencillo formulario donde se selecciona la empresa proveedora y se introduce el número de registro del servicio (NISE, número de contrato o de servicio). La aplicación incluso ofrece ayuda visual para localizar en el recibo de luz estos datos.

Al realizar la consulta, el sistema provee datos de consumo mensual, el cobro por esa energía según la tarifa actual, el cobro con la tarifa que introduciría Aresep según el rango de consumo y la diferencia económica derivada del cambio.

Además, el programa aporta datos como el promedio de consumo mensual y cuántos kilovatios necesitaría recortar esa casa para situarse en un mejor rango y así abaratar el pago mensual.

Ahorro ante cambios
Ahorro ante cambios