El propósito es que estas piezas se instalen en dicho territorio indígena

Por: Andrea Solano B. 23 noviembre, 2013
Pantalla completa Reproducir
1 de 4

Eran pasadas las 5 a. m.

El Sol se desperezaba mientras un grupo de hombres trabajaba en la cuidadosa labor de montar tres esferas precolombinas en dos plataformas que las trasladarían, el día de ayer, hacia Buenos Aires de Puntarenas.

Las piezas de piedra salieron a las 7 a. m. de la sede del Museo Nacional, en Pavas, rumbo al territorio indígena Boruca para lucir su redonda belleza en la escuela, el colegio y el Museo de la comunidad.

El día de hoy, los habitantes de Boruca participarán en una serie de festejos para darles la bienvenida a estas obras de arte, que son un legado de sus antepasados. No obstante, muchos de ellos nunca antes las han visto.