Trayecto de la romería también ofrece edificios de interés histórico

Por: Andrea Solano B. 30 julio, 2015

Cada 2 de agosto, miles de costarricenses dedican horas, incluso días, a caminar hasta la basílica de Nuestra Señora de los Ángeles, en Cartago, para hacer sus peticiones o demostrar su agradecimiento a la Patrona de Costa Rica.

Pero, más allá de una manifestación de fe, la visita a la Negrita es una excelente oportunidad para conocer el patrimonio histórico y arquitectónico que atesora Cartago.

Fundada hace 452 años, en el lugar que hoy se conoce como El Guarco de Cartago, ha sido protagonista en diferentes momentos de la historia de Costa Rica: la Colonia, la Independencia y la formación de la República.

Cartago fue, además, la primera capital del país, rango que ostentó hasta 1823.

La huella que ha dejado la Ciudad de las Brumas sigue viva y se refleja en la gran cantidad de edificios y monumentos de gran valor histórico y arquitectónico concentrados en el cantón Central de la provincia.

Atractivo. En su ruta hacia la basílica de los Ángeles, los romeros se toparán con muchos de estos tesoros culturales que sobreviven en Cartago y que son testigos de una movida historia.

“Cartago es la cuna de la República. Fue escenario de hechos muy importantes para la formación del país y de su identidad, pero también conserva ejemplos de diversos estilos arquitectónicos y de diseño urbano”, explicó el arquitecto Carlos Ugalde, del Área de Desarrollo Urbano Territorial del Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR).

Esta unidad organiza recorridos periódicos por el centro histórico de Cartago y San José, con el fin de despertar el interés de los ciudadanos en la conservación del patrimonio.

El arquitecto destacó dos características particulares de este conjunto de edificios.

La primera es que la mayoría de estas obras fueron levantadas después de 1910, para reemplazar los recintos originales que se vinieron abajo debido al terremoto ocurrido el 4 de mayo de ese año.

Las anteriores edificaciones eran construcciones rústicas, en materiales frágiles, que no soportaron el remezón de 6,5 grados.

Otro rasgo de estos inmuebles es su arquitectura ecléctica. Esto quiere decir que su diseño combina varios estilos de diferentes épocas.

Carlos Ugalde fue el guía durante un recorrido de un equipo de La Nación por algunos de los principales atractivos del centro de Cartago, los cuales podrán ser visitados, de manera gratuita, pues la mayoría de ellos son edificios y espacios públicos.