Elemento alusivo a la declaratoria como patrimonio mundial de la Unesco

Por: Andrea Solano B. 14 noviembre, 2014

Cuatro sitios arqueológicos con esferas precolombinas, ubicados en el cantón de Osa de Puntarenas, ya cuentan con una placa conmemorativa de la declaratoria como patrimonio mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

La develación oficial de la placa se realizó ayer, durante un acto encabezado por el presidente Luis Guillermo Solís, la ministra de Cultura y Juventud, Elizabeth Fonseca, y la directora del Museo Nacional, Rocío Fernández.

El acto se llevó a cabo en Finca 6 de Palmar Sur, uno de los cuatro sitios del conjunto de asentamientos declarados patrimonio mundial, el pasado 23 de junio.

La placa recuerda la declaratoria como patrimonio mundial de la Unesco de cuatro sitios arqueológicos situados en Osa. | ALFONSO QUESADA
La placa recuerda la declaratoria como patrimonio mundial de la Unesco de cuatro sitios arqueológicos situados en Osa. | ALFONSO QUESADA

El mandatario Solís subrayó la necesidad de rescatar el patrimonio cultural del cantón de Osa, dentro de un modelo que garantice el crecimiento económico, el desarrollo turístico y la conservación de la naturaleza.

“Osa es un cantón milenario; está listo para dar ese paso porque están todas las condiciones: naturaleza, cultura, gente emprendedora. Lo que falta es más apoyo del Gobierno para que se completen las obras que tan largo tiempo han tardado en acometerse y los recursos necesarios para que la producción adquiera la dimensión que este pueblo requiere”, declaró Solís.

Finca 6, Batambal, El Silencio y Grijalba-2 fueron incluidos en la lista de patrimonio mundial de la Unesco por preservar el legado de los pueblos precolombinos que habitaron el llamado Delta del Diquís, un extenso territorio bordeado por los ríos Térraba y Sierpe. Estos sitios arqueológicos son representativos de una organización social llamada cacicazgo y tienen en común la presencia de esferas de piedra. Colaboró Alfonso Quesada.