29 mayo, 2015

Madrid

Los restos de Miguel de Cervantes serán colocados en un plazo de 15 días en un lugar destacado en la Iglesia de las Trinitarias Descalzas, el templo del centro de Madrid donde estaban enterrados, según confirmó un exhaustivo trabajo de investigación llevado a cabo este año.

El autor del Quijote descansará así por ahora en un monumento funerario que ocupará el inicio del muro izquierdo de la iglesia, a unos pasos de la puerta principal. Será recordado por una placa con un texto redactado por la Real Academia Española con el visto bueno del Arzobispado.

Lo que aparezca en esa placa es por ahora un misterio que no ha sido desvelado ni siquiera hoy, durante la visita a la cripta donde se encontraban los restos de Cervantes de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella.

 La alcaldesa de Madrid, Ana Botella (d), junto a algunos de los escritores más destacados de la actual literatura española durante la visita realizada a la cripta del Convento de las Trinitarias Descalzas donde se encontraron los restos de Miguel de Cervantes,
La alcaldesa de Madrid, Ana Botella (d), junto a algunos de los escritores más destacados de la actual literatura española durante la visita realizada a la cripta del Convento de las Trinitarias Descalzas donde se encontraron los restos de Miguel de Cervantes,

A Botella la acompañaron algunas de las firmas más destacadas de la actual literatura española en la víspera de la inauguración de la 74 Feria del Libro de Madrid, entre ellos Carmen Posadas, Javier Moro, Luis Alberto de Cuenca y Javier Sierra.

El historiador Francisco Marín Perelló, miembro del equipo de Investigación que realizó los trabajos de búsqueda de los retos de Cervantes, aseguró que la identificación de lugar donde estaba enterrado Cervantes "está atado al cien por cien" porque, ahora sí, existen "certezas históricas, documentales, arqueológicas y de arqueología forense".

El delegado madrileño de Las Artes, Pedro Corral, aseguró por su parte que "todo concuerda y no hay ninguna discrepancia" mientras la alcaldesa destacó que la imposibilidad de realizar pruebas de ADN de los restos hallados no deslegitima lo que han confirmado especialistas de tres disciplinas: "antropología, arqueología e historia".