15 diciembre, 2015
Un terremoto ocurrido en abril en Nepal dejó un saldo de 9.000 muertos y cerca de 750 monumentos culturales, históricos y religiosos con severos daños.
Un terremoto ocurrido en abril en Nepal dejó un saldo de 9.000 muertos y cerca de 750 monumentos culturales, históricos y religiosos con severos daños.

Nepal

El Gobierno de Nepal aseguró que el patrimonio histórico de ese país, afectado por el terremoto del pasado abril, como ídolos, esculturas o monumentos, se encuentra protegido del contrabando internacional de antigüedades.

Podemos confirmar que todo ese patrimonio (histórico) está seguro", afirmó el director del Departamento de Arqueología de Nepal, Bhesh Narayan Dahal, ante las crecientes especulaciones sobre el posible paradero de las antigüedades afectadas por el sismo.

Según la fuente, el departamento que dirige ha "cedido la responsabilidad" de preservar y guardar las esculturas y otras obras a las comunidades donde se encontraban los monumentos, algunos de ellos declarados patrimonio de la humanidad por la Unesco.

Sin embargo, en algunos casos, aclaró Dahal, el Departamento de Arqueología tuvo que ocuparse de salvaguardar algunas de las antigüedades, y señaló que si no son reconstruidas las edificaciones que los albergaban, ese patrimonio será trasladado a un museo.

Por el momento, el museo Chhauni de Katmandú ya acoge algunas antigüedades que por su alto valor histórico y artístico precisaban de altas medidas de seguridad, explicó aun portavoz del Departamento de Arqueología de Nepal, Bahadur Kunwar.

El portavoz afirmó que el terremoto del 25 abril, en el que murieron unas 9.000 personas, destrozó parte de la herencia cultural del país, afectando a 750 monumentos culturales, históricos y religiosos, de los cuales 130 quedaron "totalmente destruidos" .

Entre esos monumentos afectados por el sismo en Nepal se encuentran algunos de los lugares declarados patrimonio de la humanidad por la Unesco, entre ellos la plaza Bashantapur Durbar en Katmandú, la plaza Durbar de Patán, los palacios de Hanuman Dhoka en la capital, y el recinto monumental de Bhaktapur.

Bajo sus escombros quedaron atrapadas muchas obras que, de no ser recuperadas, podrían haber pasado a engrosar el popular contrabando de antigüedades en Nepal destinado a enriquecer el mercado ilegal asiático, debido sobre todo al escaso control en la frontera india.