Proyecto de estudiantes para dar a conocer la riqueza de esta comunidad

Por: Andrea Solano B. 13 febrero, 2014

La riqueza de los térrabas, una cultura indígena milenaria que vive al resguardo de las montañas de Buenos Aires de Puntarenas, ahora está visible desde cualquier parte del mundo gracias a la tecnología.

Con el fin de atraer a turistas, el sitio www.tourterraba.com recoge en fotografías y videos los detalles del modo de vida de esta comunidad, pequeña en tamaño pero grande en acervo cultural.

El sitio es un proyecto diseñado por un grupo de estudiantes de la Universidad Elon, en Carolina del Norte, EE. UU., quienes convivieron durante una semana en la comunidad Teribe (Térraba).

Los jóvenes se alojaron con familias de la zona para experimentar en carne propia y luego documentar el día a día de esta comunidad, constituida por 600 personas.

Un sitio web documenta con fotografías y videos la vida en la comunidad indígena Térraba en Buenos Aires de Puntarenas. | ELON UNIVERSITY, IMEDIA PROGRAM PARA LN.
Un sitio web documenta con fotografías y videos la vida en la comunidad indígena Térraba en Buenos Aires de Puntarenas. | ELON UNIVERSITY, IMEDIA PROGRAM PARA LN.

Así, este proyecto multimedia repasa desde las labores agrícolas para la subsistencia, el uso de plantas medicinales para curar enfermedades, la confección de textiles y artesanías, la preparación de comidas y bebidas con ingredientes locales, tradiciones y prácticas espirituales, hasta los más bellos paisajes naturales de esta zona, bañada por el río Grande de Térraba.

“Nos sorprendimos de ver que ellos están muy conectados a su tierra y a su historia, pero, al mismo tiempo, están muy bien informados del mundo en general”, opinó la estudiante Brooke Hundley.

En el sitio también se despliega toda la información sobre alojamiento, servicios y oferta de actividades, con el fin de que el turista interesado pueda planear su viaje según sus intereses.

Uno de los sitios más populares es Mano de Tigre, donde se ubica una enorme piedra con una impresión que asemeja la garra de un felino y que está asociada a una antigua leyenda térraba.

“Los miembros de esta comunidad son muy abiertos a todas las personas y las culturas. Nos hicieron sentir como en casa a pesar de la barrera del idioma. Ellos, simplemente, quieren compartir su cultura con los demás” dijo Hundley.