En 50 puestos de exhibición podrá encontrar piezas de gran valor histórico

Por: Andrea Solano B. 16 abril, 2016
Antigüedades Lisa y John es uno de los 50 estands que reune Expo Historia 2016 en el Museo de los Ñiños. Aquí se pueden adquirir objetos de colección variados: juguetes, adornos, artículos religiosos, placas de automóviles, entre otros. El evento está abierto el fin de semana. | MARCELA BERTOZZI
Antigüedades Lisa y John es uno de los 50 estands que reune Expo Historia 2016 en el Museo de los Ñiños. Aquí se pueden adquirir objetos de colección variados: juguetes, adornos, artículos religiosos, placas de automóviles, entre otros. El evento está abierto el fin de semana. | MARCELA BERTOZZI

Expo Historia 2016 podría ser el paraíso de los coleccionistas, pero también de quienes quieren conocer a fondo el pasado para comprender el presente.

Ahí el tiempo se devuelve a la época que usted quiera y el viaje también es geográfico: de Costa Rica a Europa, Asia o África.

El recorrido por los 50 puestos alojados en el Museo de los Niños es de nostalgia, sorpresa y contemplación, en muchos casos. En otros es perplejidad y la convicción de no repetir los errores que cometieron nuestros antepasados, hechos que representaron las páginas más oscuras de nuestra historia.

Un vistazo. El arquitecto Minor Blanco atiende con esmero su estand Caza de tesoros, especializado en coleccionismo histórico. Él asegura conocer la verdadera historia de cada uno de los objetos que vende: monedas, billetes, cristalería, uniformes militares, medallas, armas.

En su mano sostiene una diminuta cámara espía utilizada por los japoneses en la Segunda Guerra Mundial.

Aunque es de 1945, está como nueva, porque un tico compró 12 de ellas como souvenir y las dejó guardadas en un ático hasta que Blanco las descubrió. “La persona que anda buscando historia, la encuentra”, declaró.

Mientras cuenta con orgullo que acaba de vender un uniforme napoleónico, su entusiasmo decae al recordar que ha recibido severas críticas y censura por vender artículos de colección de la era nazi. “Para mí, son objetos históricos”, aclaró.

Expo Historia: una colección de objetos y recuerdos
Expo Historia: una colección de objetos y recuerdos

Blanco opina que el costarricense es “chunchero”, pero que hacen falta educación e información para tener un mejor contexto sobre cada objeto.

Tesoros. Al final del primer nivel del Museo, el gerente de la tienda Neoclásico, Joan Cañellas, debuta en Expo Historia. “Nuestros productos son elaborados y adquiridos en Europa. Cuando llegan aquí, se restauran en nuestro taller”. Muebles, adornos, alfombras y réplicas de esculturas famosas son parte de la oferta. También hay piezas de gran valor histórico, como sellos oficiales que datan del siglo XVIII, del reinado de Carlos III de España.

Mientras tanto, en el segundo piso, Zaida Sanabria, vecina de Guadalupe, observaba a través de un microscopio los resultados de un hemograma en el estand que el Hospital San Juan de Dios tiene dedicado al Laboratorio Clínico Dr. Clodomiro Picado.

En ese espacio se exhiben instrumentos y equipo utilizados tanto por don Clorito Picado (1887-1944) y su pupilo Alfonso Trejos Willis (1921-1988).

A sus 67 años y con una dolencia en la columna que la obligó a sentarse un rato, Sanabria dijo estar “feliz como una güila” en Expo Historia. “Esta exposición me ha llevado a épocas antiguas, cuando estaba chiquitilla. Me pareció interesantísimo ver las células de la sangre con el microscopio”, declaró.

El evento, que es exposición y venta, estará abierto este sábado y domingo de 9 a. m. a 7 p. m. La entrada cuesta ¢3.500 (general, incluye ingreso al Museo) y ¢2.500 (niños menores de 12 años y adultos mayores). Las personas con discapacidad entran gratis.