27 febrero, 2016
En estas ruinas se hallaba un mosaico, que según el historiador húngaro Szilard Papp, fue realizado por el pintor italiano Giotto
En estas ruinas se hallaba un mosaico, que según el historiador húngaro Szilard Papp, fue realizado por el pintor italiano Giotto

AFP

Un historiador húngaro está convencido de que descubrió una copia desconocida de un mosaico del pintor italiano (1267-1337) Giotto en una iglesia en ruinas perdida de una zona remota de Transilvania, en Rumanía.

Abandonado desde hace varias décadas, el templo está casi totalmente destruido, a merced de la lluvia y el viento, en la pequeña localidad de Jelna, a 430 kilómetros de Bucarest.

En una visita al templo en 2014, unos fragmentos de un fresco descolorido captaron la atención de Szilard Papp.

Sus investigaciones confirmaron su intuición inicial de que había encontrado una copia antigua y hasta ahora desconocida del célebre mosaico la "Navicella" de Giotto .

El mosaico original fue compuesto por el artista florentino en torno al año 1300 para adornar la basílica de San Pedro en Roma.

La composición representa la escena bíblica de Jesucristo caminando sobre las aguas.

Hasta ahora se conocían tres reproducciones realizadas en la misma época: una cuidadosamente resguardada en Estrasburgo, en Francia, otra en Florencia y una última en Pistoia, también en Italia.

"Es es la cuarta", aseguró Papp, un historiador que trabaja para fundación Istvan Moller que busca preservar el patrimonio de Budapest.

La iglesia de Jelna construida a mediados del siglo XIV, el templo fue pintado de blanco durante la reforma protestante del siglo XVI, lo que según el historiador pudo contribuir a que el fresco cayera en el olvido.

Para el historiador rumano Ciprian Firea, del Instituto de Arqueología y de Historia del Arte de Cluj-Napoca, esta hipótesis es "perfectamente plausible".

Según Papp, la obra de Jelna podría haber sido hecha por uno o por varios artistas locales a partir de bocetos traídos por los peregrinos.

"Es sorprendente encontrar una obra de este tipo reproducida en un pueblo que entonces estaba en la periferia del mundo cristiano, muy lejos de Roma", dijo maravillado.

Desde la caída del comunismo en 1989 se han descubierto otros frescos en iglesias en ruinas en Transilvania.

Ahora Firea espera que el descubrimiento de su colega en Jelna "haga sonar las alarmas" y llame la atención de las autoridades.

"Si no intervenimos ahora, en uno o dos años todo va a desplomarse", advirtió el historiador, en referencia al lastimoso estado de las ruinas, ya casi sin techo y lastradas por pintadas hechas con aerosol.

Etiquetado como: