12 noviembre, 2015
Está colocada sobre un gran soporte de madera y los visitantes suelen sentarse al pie de la esfera y comentar sobre ella. En la imagen la Ministra de Cultura y Juventud de Costa Rica, Sylvie Durán y Stéphane Martin, Presidente del Museo.
Está colocada sobre un gran soporte de madera y los visitantes suelen sentarse al pie de la esfera y comentar sobre ella. En la imagen la Ministra de Cultura y Juventud de Costa Rica, Sylvie Durán y Stéphane Martin, Presidente del Museo.

San José

Una esfera precolombina costarricense que se exhibe desde el 2006 en el Museo Quai Branly en París, Francia, permanecerá ahí por cinco años más.

Así lo confirmó un comunicado oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores, quien consignó que el acuerdo se firmó este jueves 12 de noviembre 2015 en París cuando la Ministra de Cultura y Juventud de Costa Rica, Sylvie Durán, sostuvo un encuentro con Stéphane Martin, Presidente del Museo.

La esfera de piedra –que mide 1,20 metros de diámetro y pesa más de una tonelada– pertenece a la colección del Museo Nacional y se exhibe en el Museo del Quai Branly como parte de un convenio de préstamo entre ambas instituciones.

La esfera está ubicada en el vestíbulo del museo, en un lugar estratégico pues le da la bienvenida al público. Desde su apertura, en el 2006, el Museo Quai Branly ha recibido 1,5 millones de visitantes por año, de modo que esta magnífica pieza ha podido ser apreciada por personas de todo el mundo.

De acuerdo con las autoridades parisinas, la esfera genera curiosidad entre los visitantes por sus dimensiones y por su enigmática forma.

“Está colocada sobre un gran soporte de madera y los visitantes suelen sentarse al pie de la esfera y comentar sobre ella. Para mí, un museo es un espacio para aprender, pero también para soñar”, dijo en el 2011 a La Nación Stéphane Martin, entonces director de dicha institución.

ElMuseo Quai Branly alberga 300.000 piezas de civilizaciones de África, Asia, América y Oceanía.

Para Martin, las esferas precolombinas costarricenses generan una fascinación tal que las hace únicas. “Su forma circular es un símbolo universal, además de que es un diseño simple y sofisticado al mismo tiempo. Es impresionante el dominio de la técnica en estas culturas de la zona del Diquís para fabricar una esfera perfecta cuando no existía el hierro o herramientas tecnológicas como las que conocemos hoy”, opinó.

Cuatro sitios arqueológicos del Delta del Diquís, en los que se encuentran las esferas de

piedra, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en junio 2014.

Etiquetado como: