22 octubre, 2014
 El restaurador del Museo Nacional Alfredo Duncan afina detalles a una de las esferas que serán trasladadas.
El restaurador del Museo Nacional Alfredo Duncan afina detalles a una de las esferas que serán trasladadas.

San José

Tres esferas de piedra precolombinas emprendrán un viaje de regreso desde San José hasta el sitio que las vio nacer hace unos 1.500 años: la zona sur de Costa Rica.

Los habitantes de la comunidad indígena Rey Curré, en Buenos Aires de Puntarenas, recibirán este viernes tres piezas arqueológicas fabricadas por sus antepasados que habitaron esa zona en el periodo que va del 500 d.C al 1.500 d.C.

Las esferas – que miden 145 cm, 115 cm y 110 cm de diámetro respectivamente– serán trasladadas desde la sede del Museo Nacional en Pavas hasta Rey Curré, un poblado ubicado 32 kilómetros al sur de Buenos Aires en Puntarenas.

Las piezas se movilizarán en un vehículo equipado con una plataforma y serán custiodiadas por profesionales del Museo Nacional.

Al llegar a su "casa" dos de las esferas serán colocadas en los exteriores del Museo Comunitario de Rey Curré y la tercera será ubicada en los jardines del Liceo Rural Indígena Yimba Cajc.

El traslado de estos bienes arqueológicos fue posible gracias a un convenio entre la Asociación de Desarrollo Indígena de Rey Curré y el Museo Nacional de Costa Rica.

La esferas permancerán en territorio indígena en calidad de préstamo por un período de 5 años. El convenio también comprende el préstamo de cuatro petroglifos (rocas con inscripciones) que se exhibirán en la escuela de esa comunidad.

La comunidad indígena Rey Curré es conocida por sus celebración el Juego de los Diablitos.
La comunidad indígena Rey Curré es conocida por sus celebración el Juego de los Diablitos.

"El compromiso que asume la comunidad al recibir estas esferas es el de mantenerlas en exhibición y velar por su conservación y difusión como parte de la herencia material”, opinó la arqueóloga Marlin Calvo , jefa del Departamento de Protección del Patrimonio del Museo Nacional.

El coordinador del Programa de Museos Regionales y Comunitarios del Museo Nacional, Ronald Martínez destacó la el interés de Rey Curré en organizarse para preservar sus raíces.

"La comunidad de Curré ha realizado un esfuerzo importante en la gestión de este patrimonio cultural. Ha invertido en organización y asesoría para cuidar estos bienes arqueológicos del pasado precolombino de la comunidad", opinó Martínez.

La colocación de las esferas forma parte del  "X X II Festival Cultural Indígena Rey Curré 2014” que se celebrará del 23 al 25 de octubre.

Durante tres días esta comunidad de origen boruca ofrecerá una muestra de su cultura autóctona: fiestas tradicionales como el "Juego de los Diablitos", gastronomía, productos artesanales, manifestaciones artísticas, legado arqueológico y medicina natural.

Para más detalles sobre la programación puede llamar al 5001-7789 o escribir un correo a urieldecurre@gmail.com.

En junio pasado los sitios arqueológicos con esferas precolombinas Finca 6, Batambal, Grijalba 2 y El Silencio –ubicados en el cantón de Osa, Puntarenas– fueron incluidos en la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco.