5 febrero
Este es el segundo año en que boyeros de San Antonio de Escazú y Aserrí se reúnen para subir a la Cruz de Alajuelita.
Este es el segundo año en que boyeros de San Antonio de Escazú y Aserrí se reúnen para subir a la Cruz de Alajuelita.

Unos 30 boyeros de San Antonio de Escazú y Aserrí subieron este domingo hasta la Cruz de Alajuelita en conmemoración del 83 aniversario de este monumento. Esta actividad lleva realizándose desde hace dos años.

En 2005, la Organización de Naciones Unidas para la Educación, las Ciencias y la Cultura (Unesco) declaró la tradición del boyeo y la carreta costarricense como "Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad".

En Costa Rica, la carreta y el boyeo presentan rasgos únicos entre los que destacan la fabricación artesanal de la carreta, el yugo y los aperos; el canto (es decir, el sonido) particular que produce la carreta, así como la detallada y colorida ornamentación.

El arte del boyeo también incluye la crianza y cuido de los animales.

En total participaron 30 boyeros con sus familias.
En total participaron 30 boyeros con sus familias.
Leonel Torres, boyero de San Antonio de Escazú, tiene bueyes desde que tenía 15 años. Esta es la segunda vez que sube con ellos a la Cruz de Alajuelita.
Leonel Torres, boyero de San Antonio de Escazú, tiene bueyes desde que tenía 15 años. Esta es la segunda vez que sube con ellos a la Cruz de Alajuelita.
El arte del boyeo incluye la crianza de los animales.
El arte del boyeo incluye la crianza de los animales.
Alex Francisco Quesada fue uno de los boyeros que participó de la actividad.
Alex Francisco Quesada fue uno de los boyeros que participó de la actividad.