Por: Sofía Chinchilla C. 25 mayo, 2016
Las unidades móviles, que se inauguraron en noviembre del año pasado, representan una inversión de ¢100 millones cada una, contando el vehículo, incluyendo el salario de los profesionales que las operan. Además de las capacitaciones, sirven para que cualquier interesado pida una consulta personal. | PANI PARA LN.
Las unidades móviles, que se inauguraron en noviembre del año pasado, representan una inversión de ¢100 millones cada una, contando el vehículo, incluyendo el salario de los profesionales que las operan. Además de las capacitaciones, sirven para que cualquier interesado pida una consulta personal. | PANI PARA LN.

Por los caminos del Pacífico norte, la costa del Caribe y las dos fronteras del país, cuatro microbuses llevan un mensaje de crianza positiva y no violencia a las comunidades rurales.

Las unidades, equipadas con especialistas en Psicología, Trabajo social y cooperación con las comunidades, realizan actividades de capacitación, abiertas al público, para que las familias eviten caer en la agresión.

Las móviles pertenecen al Patronato Nacional de la Infancia (PANI) y forman parte de un plan para cambiar el esquema de atención de la entidad.

Ana Teresa León, presidenta ejecutiva del Patronato, aseguró que cuando asumió el mando de la entidad, se dedicaba un 90% de los recursos a atender situaciones de emergencia y solo un 10% a prevenirlas.

La jerarca propone que el modelo se cambie, para aumentar a 40% lo invertido en evitar la violencia y reservar el 60% para las urgencias.

“Necesitamos evitar que los niños caigan en situaciones que deban ser denunciadas, porque usualmente después de la denuncia, lo que se da es un problema más grande”, manifestó la funcionaria.

Ella considera que usualmente, cuando la institución interviene y separa a un menor de su hogar, el daño psicológico y emocional que se produce es mayor que los beneficios.

Todos los participantes son de barrios en la periferia de Alajuela, Guanacaste, Puntarenas y Limón, ya que el objetivo es llegar a las zonas más alejadas de las sedes del PANI.

Las rutas, además, recorren 50 de los 75 distritos prioritarios que el Gobierno estableció en su plan para reducir la pobreza, señaló León.

Para este año, se espera que entren a funcionar otras cuatro busetas, que operarán en el Pacífico central, la zona de Los Santos, Sarapiquí y la región Brunca (desde Pérez Zeledón hasta Buenos Aires de Puntarenas).

Además de las actividades que se anuncian con antelación a las comunidades, las móviles se habilitaron para que las familias, un niño o cualquier otra persona se puedan acercar a pedir consejo a los profesionales que las operan.

León explicó que las consultas más frecuentes las hacen los padres de familia y se refieren a problemas de conducta y límites de los hijos en el hogar.

Etiquetado como: